Lana del Rey: ¿artista o producto?

Ella está en boca de todos para bien y para mal. Su primer single fue un éxito, pero su álbum no obtuvo la buena acogida que se esperaba. Su imagen, sus canciones y hasta su nombre están bajo la lupa de críticos musicales, seguidores y detractores.

“Video games” fue un éxito absoluto en la red. Sus melodías con reminiscencia de otra época y su look retro la convirtieron en un icono moderno. Todo parecía ser de color de rosas para esta cantante neoyorquina. Pero no duró mucho. En las redes sociales se expandieron con tanta rapidez las críticas que buscaban derrocarla, como se había extendido su primer single. Los círculos hipster, que tanto la adoraron en un primer momento, comenzaron a ponerse en su contra cuando descubrieron que Lana del Rey podría ser un producto y no una estrella independiente.

Empezando por su nombre y siguiendo por sus notorios labios, ella es una creación. A estas alturas, la mayoría de sus seguidores saben que cambió Lizzy Grant por Lana del Rey. Y lo que al principio sólo eran sospechas en relación a sus labios, sus detractores lo convirtieron en certeza absoluta. Aparentemente están siliconados. Pero esto no es lo único que se ha dicho en relación a ellos. Su gesto sensual parece ser una provocación explícita al género masculino ¿Pero acaso ella es la única cantante que posee un seudónimo o que ha retocado partes de su cuerpo?

La cosa no mejoró con la publicación de su álbum. La expectativa en torno a él era espectacular. Sin embargo, no consiguió satisfacer a todo el mundo y la sensación de estar ante un producto más de la industria musical siguió creciendo. Quizás el nombre del disco, Born to die (Nacida para morir), era una premonición referida a su carrera. Aún no sabemos si Lana del Rey acabará siendo una cantante pasajera que olvidaremos con el tiempo. No obstante, la reacción amor-odio que provoca hace que se hable de ella. Algo importante si uno quiere que se le recuerde. De momento, ya está en circulación su último vídeo, Summer Sadness.

Summer Sadness

Autor: Sofia Paez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *