La revolución femenina se deja sentir al fin en los negocios

En España se está produciendo un cambio social inevitable y sin vuelta atrás.

El 51% de la población está formado por mujeres, las cuales alzaron su voz el pasado 8 de marzo, reclamando el sitio que les corresponde en la sociedad.

Las reacciones no se han hecho esperar. Una de las más visibles, sin duda, el nuevo Gobierno, que es el primero de la historia que, con 11 mujeres frente a 6 hombres, está formado por más mujeres que hombres.

 

Más mujeres en el Gobierno, pero también en las empresas

Pero no todas las consecuencias de la escalada de la mujer hacia el lugar que merece en la sociedad y en las empresas, son tan visibles a nivel mediático. Las emprendedoras se muestran dispuestas a impulsar sus proyectos personales, poniéndose en manos de una gestoría online para sacar adelante sus empresas.

Las mujeres se inclinan especialmente por fundar empresas en sectores tradicionales, tales como el comercio y la hostelería. La brecha realmente existe en ámbitos estrictamente tecnológicos, y expertas en la materia manifiestan que el género femenino no es muy afín a estos.

Sin embargo, desde el sector se reconoce que todos los negocios se van a ver obligados a incorporar la tecnología. No obstante, el ámbito tecnológico no se fomenta entre las mujeres, ya que es común apuntar a un niño a un curso de robótica, pero no a una niña.

Lo que debe tener un emprendedor, y que es característico de la mujer

Habilidades como el dinamismo, el empuje, la persistencia o la creatividad, son cualidades propias de un emprendedor que las mujeres poseen. Desde el propio sector, se apunta a que las cualidades que distinguen a estas de los hombres es que ellas son más solventes a nivel económico, más precavidas y más realistas llegado el momento de plantear un proyecto empresarial.

Las mujeres son más conservadoras, y les salen negocios más robustos, ya que a la hora de vender una idea tienen que estar seguras. Además, a menudo se ve a menos mujeres al frente de grandes proyectos, también tecnológicos, pero está demostrado que si lo hacen, tienen más éxito a largo plazo.

 

No todo es un camino de rosas

También existen obstáculos que superar. Uno de ellos es la falta de acceso al asesoramiento, si bien existen asesorías online como Ayuda T Pymes que ponen a disposición de sus clientes toda la información que necesitan para emprender en cualquier ámbito.

Además de lo anterior, está la problemática de conseguir recursos económicos con los que dotar a un negocio, especialmente en los inicios. Tanto es así, que gran cantidad de proyectos y prototipos en la universidad que están liderados por mujeres, terminan decayendo a falta de financiación.

Pero aunque las mujeres están en sectores tradicionales, innovan en este ámbito al cambiar un modelo de negocio e incorporar las TIC a sus empresas. Cabe destacar también que la crisis ha dado lugar a otro fenómeno, que es la feminización del perfil del autónomo. En efecto, son muchas las mujeres que han decidido emprender su propio negocio, para rescatar a su familia.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *