Jerusalén: ¡Visita la cuna del cristianismo!

Miles de personas visitan anualmente la Ciudad Santa en búsqueda de los pasos de Jesús y de la historia de uno de los lugares más antiguos del mundo.

La capital de Israel, Jerusalén, es un destino muy escogido por millones de cristianos por ser la Ciudad Santa donde comenzó a forjarse su religión, pero sea o no sea el turista una persona religiosa, Jerusalén posee un encanto especial que lo convierte en un destino que realmente merece la pena por su fuerte contenido histórico, a pesar de que no es uno de los viajes más económicos.

Por supuesto, lo primero que debe hacer un turista al llegar a Jerusalén es dirigirse a la Ciudad Vieja y en concreto al Muro de las Lamentaciones, el lugar que más llama la atención de toda la ciudad.

Pasear por esta zona de Jerusalén se convierte en una experiencia inolvidable, ya que sus calles, estrechas y laberínticas, le transportarán a los primeros años de nuestra era. Los cuatro barrios de la Ciudad Vieja (Armenio, Judío, Cristiano y Musulmán) hablan por sí mismos de la fusión de religiones y culturas en Israel.

Destino obligado dentro de Jerusalén es también el Santo Sepulcro, lugar donde la tradición señala que descansó el cuerpo de Jesucristo al bajar de la cruz. El Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas es un lugar de indudable belleza en el que destaca El Domo de la Roca, un impresionante edificio.

En Jerusalén es habitual observar como miles de personas rememoran el recorrido de Jesucristo con la cruz a cuestas recorriendo la Vía Dolorosa o Camino del Calvario, un paseo que comienza junto a la muralla de la ciudad y llega hasta el Santo Sepulcro.

Estos son sus principales atractivos, pero cualquier rincón de Jerusalén tiene la virtud de transformarse en un lugar mágico e inolvidable para el visitante. Prueba de ello es que la mayoría de los turistas regresan, a pesar de la distancia y el precio del viaje.

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *