¿Habéis caído en la rutina? ¡Rómpela!

Es habitual que caigamos en la rutina: te levantas, te aseas, desayunas, vas al trabajo, vuelves… El problema es cuando la rutina domina tu vida.

Lógicamente, el estrés diario hace que determinados patrones se mantengan; sin embargo, hay en ámbitos de la vida donde la rutina debe estar prohibida y una de esas esferas es la de las parejas.

La monotonía en las relaciones es una de las causas que, de manera directa o indirecta, puede motivar el fin de una pareja: cuando dejas de experimentar situaciones excitantes y novedosas con tu chico dejas la puerta abierta a terceros, que no necesariamente deben ser rubias perfectas, sino sustitutos como amigos, nuevas aficiones que no comparte contigo, etc.

Autor: Blanca Sanchez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *