“Generación A”, otro delirio de Douglas Coupland

Gamberra, divertida y extrema, la realidad que presenta Douglas Coupland en sus novelas se parece inquietantemente a un mal sueño futurista que nos revuelve por sus altas posibilidades de convertirse en real. Un mundo en el que las abejas han desaparecido, 5 personas que no se conocen de nada, drogas legales y referencias culturales que van de lo elevado a la basura son algunos de los elementos de “Generación A”, último libro del autor.

El hombre nunca sabe lo que tiene hasta que lo pierde y si no, imagínate un mundo en el que las abejas hayan desaparecido, en el que los alimentos ya no sean reales y en el que no haya flores ni apenas vegetación. Un mundo arrollado por una globalización sin sentido en el que las personas no saben en lo que creer y existe una droga que acelera el tiempo y elimina el deseo de pertenencia a una comunidad. Esa es la visión semi-apocalíptica del futuro inmediato que presenta Douglas Coupland en “Generación A”.

La historia comienza con la presentación de los 5 personajes principales del libro, que cuentan cómo era su vida en el momento exacto en el que les picó una abeja, hecho que cambiará totalmente el rumbo de su existencia. Tras el aguijonazo del insecto supuestamente extinguido, los 5 personajes se convierten en famosos y son sometidos a diferentes experimentos científicos que intentarán determinar qué tienen ellos para haber sido elegidos por las abejas para volver a picar.

Fiel a su estilo, Coupland atribuye a sus personajes unas personalidades que rozan lo delirante (como Diana, la fiel católica con Síndrome de Tourette) y les pone en situaciones igualmente disparatadas. Además, en una maniobra literaria realmente efectiva, hace que sus protagonistas se reúnan para inventar relatos que de manera metafórica expliquen su visión del mundo y la realidad. Al tratarse de “invenciones” (la invención dentro de la invención o “metaliteratura”) puede llegar a extremos de ficción que de otra manera habrían hecho perder a la novela ese rasgo de realismo que nos hace pensar que lo que se nos cuenta podría llegar a ser real. En resumidas cuentas: Coupland se pega, a través de la voz de sus personajes, un festival de imaginación desparramada y salvaje, que se carga a Superman a través de chupitos de criptonita, entre otros desfases.

Además –no todo iba a ser imaginación disparatada- indaga en la idea de comunidad y en cómo el imaginario colectivo se construye a través de relatos. En una sociedad hiperconectada y llena de imágenes seguimos necesitando contar a través de historias qué nos pasa y cómo entendemos la realidad. Y también, obviamente, “Generación A” sirve de predicción pesimista de lo que acabará siendo el planeta Tierra si seguimos el camino que llevamos. Mejor nos vamos haciendo a la idea.

“Generación A” está editada por El Aleph Editores.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *