Generación en venta

En estos tiempo vertiginosos y oportunistas, de fórmulas comerciales para alcanzar el éxito; aún hay sitio para el trabajo, la humildad y el compromiso.
Ser un triunfador es ser generoso e inteligente .Es buscar con perseverancia y talento un lugar en el mundo.

Hace no mucho tiempo atrás existían artistas y profesionales para los cuales lo más importante era su formación: el trabajo, la capacitación, la lectura… y buscaban referente en los mejores maestros . También existía el talento; pero aún contando con él, sabían que para convertirse en buenos exponentes de sus disciplinas era necesario trabajar. Como dijo el escritor Roberto Arlt : ‘A pura prepotencia de trabajo’.

Actualmente nos encontramos con una nueva generación .Generación de aspirantes a la fama que desconocen las palabras básicas: estudio, aprendizaje obligaciones, tiempo, talento, saber….

Una generación de personas que viven hacia fuera de si mismas y con el facilismo como meta , que van engrosando las filas de la patología del éxito rápido marcada por la comodidad, el culto a la imagen, el consumismo, el deseo de satisfacción inmediata, la intolerancia a las frustraciones, la ausencia de conocimiento y la falta de compromiso con la tarea. En definitiva: la falta de humildad.

Esta patología (dolorosa por la falta de consistencia de sus horizontes) es sufrida por quienes creen que la fama es igual al talento y que se consigue de manera fácil y eterna. Se piensan que es la felicidad.

Sin embargo, la felicidad no implica falta de dolor y surge de darle un sentido a nuestra vida. Los jóvenes de hoy día deben comprender que el éxito no baja del cielo; se alcanza cultivando valores sólidos y estables. Lograrlo sin esfuerzo, por banalidad o ambición desmedida augura una rápida soledad. Como dijo Thomas Edison: ‘El genio es 1% de inspiración y 99% de transpiración’.

Ser un triunfador es ser generoso, humano, humilde y capaz de aprender de los demás, de los propios errores y fracasos. El éxito no depende ni de la casualidad ni de la suerte sino, de la eficacia y la formación.

Bernabé Tierno, miembro de la Sociedad Española de Psicopedagogía nos dice: ‘…Todas las personas que han logrado objetivos importantes en su vida han practicado lo que yo llamo ‘Tenacidad inteligente’, que no tiene que ver con la tozudez sino con la conciencia de que casi todo depende de uno mismo. Se han capacitado a conciencia y nunca se han considerado suficientemente preparados. Han contado con posibles fallos y fracasos pero sabiendo que, bien aprovechados, son peldaños que acercan al objetivo deseado.

Tiene la humildad de saber rodearse de personas más capaces e inteligentes que ellos mismo. No necesitan buenos resultados ni gratificaciones inmediatas para seguir trabajando en sus proyectos. Tienen integridad moral, no buscan el éxito a cualquier precio y saben que el éxito se hace esperar.

El verdadero triunfo es el que nos gratifica por dentro y nos hace sentir bien con nosotros mismos al haberlo logrado honestamente. El éxito es el de la gente como la hay en parte de esta estupenda juventud española, que no es noticia, que trabaja ad-honorem para diferentes ONG , o que está hoy en Galicia recogiendo chapapote.

El fracaso es el daño que se le hace a los jóvenes a quienes se les da a entender que la clave de esta vida es el éxito fácil.

Se puede acceder a la fama en 15 minutos. Pero, también se pueden encontrar los propios valores, encontrarse uno mismo, establecer pequeñas metas a corto plazo. Desarrollar ideas y destrezas así como adquirir conocimiento para lograrlas.

SEA UN TRIUNFADOR

-Dando más importancia al ‘ser’ que al ‘tener’.

-Sabiendo que en la era del ‘fast todo’, el aprendizaje a grados sigue existiendo.

-No hay que olvidar que la fama es algo preciado y valioso, pero que se genera poco a poco.

-Hay que educar a los niños con valores como la generosidad, autenticidad y lealtad.

-Ayudar a los niños a resolver las dificultades, que pueden superar a su edad, desde el principio se sentirán valiosos y su autoestima será real.

-Hay que aprender de los errores, el fracaso no está en cometernos sino en repetirlos.

-Triunfa quien tiene la humildad de aprender de sus errores.

-Hay que disfrutar de los logros del presente evitando sufrir por lo, aún, no obtenido.

-Para el futuro falta tiempo, tesón y perseverancia. El hoy ya está aquí.

Mariana Fiksler

www.padresehijos.miarroba.com

www.hijosypadres.net

Autor: Mariana Fiksler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *