Escapadas: ¡Comer en Cantabria!

Si vas a viajar a Cantabria y sientes curiosidad por saber cuáles son sus platos típicos, debes saber que la alimentación cántabra está estrechamente unida a su geografía: el mar Cantábrico y las zonas montañosas que bordean a la provincia. Fruto de este contacto con los productos más frescos de la naturaleza nacen platos tan diversos como los cocidos, el sorropotún, los pescados y mariscos y sus deliciosos postres.

Cocidos: Dentro de la gama de cocidos que existen en Cantabria, empezaremos destacando el cocido montañés. Es un plato típico del Valle de Cabuérniga, y su receta la forman alubias blancas, berza, tocino, morcilla y chorizo. Es un plato ideal para reponer fuerzas después de un día de senderismo o grandes esfuerzos físicos, pero debes ser prudente con la cuchara si estás a dieta.

Otra variante es el cocido lebaniego del Valle de Liébana. Para su preparación se sustituyen las alubias por garbanzos, que irán acompañados de patatas, berza y el llamado compango (conjunto de tocino, morcilla y chorizo).

Sorropotún: Este guiso es muy típico de Cantabria, aunque existe un homónimo en el País Vasco popularmente conocido como “marmitako”. El ingrediente principal de este plato es el bonito del norte, por lo que es un plato de temporada. Se cocina acompañando al bonito en una olla a fuego lento con patatas, pimientos y tomates.

Pescados y mariscos: Dentro de esta amplia gama de productos hay que destacar las anchoas de Santoña, el rape, la lubina, los langostinos y los mejillones. Otro plato muy destacado son los calamares a la romana, allí conocidos tradicionalmente con el nobmre de “rabas”.

Carnes y embutidos: Aunque en Cantabria hay grandes pescados marítimos, su mayor pasión gastronónomica son los productos ganaderos. La vaca y el cerdo son dis de los emblemas de la alimentación cántabra, aunque no hay que irse sin probar alimentos más exóticos como el ciervo o el jabalí. ¡Ah, y no olvides probar el chorizo de Potes!

Postres: Es posible que no lo sepas, pero ya llevas toda tu vida comiendo postres tradicionales de Cantabria aún sin haber estado allí: los sobaos y la quesada son dos de los grandes postres cántabros que se comercializan nacionalmente en cualquier supermercado o tienda de alimentación.

Si eres de las que prefiere un postre salado, no dejes de pedir el picón de Tresviso o los quesucos de Liébana. Todos ellos son quesos con Denominación de Origen que te dejarán la boca hecha agua y con ganas de volver a empezar el menú. Ah, ¡y no olvides acabar la comida con un buen Orujo de Potes para bajarlo todo!

Autor: Helena Invernon

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *