Escapa del sentimiento de culpa

Me gustaría que en este artículo pongamos rostro a una emoción completamente inútil y Mobil Porno HD Seks porno Sex izle porno conozcamos su funcionamiento para no caer nunca más en sus garras: me estoy refiriendo a la culpa.

Existen muchos mitos que rodean a este sentimiento, que se caracteriza principalmente por la ansiedad, tristeza y remordimiento ante hechos pasados. Cuando nos sentimos culpables empezamos a revivir la situación y nuestra participación en ella, imaginamos lo que podíamos haber hecho y no hicimos o lo que debíamos no haber hecho, nos lamentamos, sentimos ansiedad, preocupación, nos sentimos mal con nosotros mismos, nos atacamos y sólo deseamos que no hubiera ocurrido. No es extraño que la culpa vaya ligada a los principales trastornos psicológicos como la depresión, trastornos de ansiedad, déficits de autoestima y de habilidades sociales entre otros.

Es una emoción inútil por muchos motivos, el principal es que no podemos cambiar el pasado por mucho que nos esforcemos. Lo único que podemos modificar es nuestro presente y prepararnos para reaccionar de distinta manera en el futuro.

El primer mito que rodea a la culpa, y surge siempre que hablo de este tema en mi consulta, es el siguiente: La culpa nos ayuda a no caer en errores pasados. Por ejemplo, tratamos mal a alguien a quien queremos, después nos sentimos culpables y no lo volvemos a hacer. ¿De verdad?

En realidad, la culpa únicamente hace que nos sintamos mal con nosotros mismos, no que modifiquemos nuestro comportamiento. Y en caso de que lo cambiemos por sentirnos culpables caeremos en otro gran error: la sobrecorrección. “Me siento tan mal por haber regañado a mi hijo que voy a darle todos los caprichos que me pida”, “discuto tanto con mi pareja que voy a decirle a todo que sí”, “he trabajado tan mal esta semana que la siguiente voy a hacer el doble”, “me he saltado la dieta así que voy a hacerla más restrictiva aún”… Y lo que ocurrirá es que regañaremos más al niño por las malas formas y las exigencias, estaremos incómodos con nuestra pareja porque no hacemos nada de lo que nos gusta, nos estresaremos en el trabajo y bajará nuestro rendimiento, y abandonaremos la dieta porque al ser tan restrictivos pasaremos más hambre.

Cuando nos sentimos culpables creamos un escenario con el que pretendemos compensar el daño causado, pero a medio plazo es muy difícil de mantener y será más probable que nos supere y explotemos haciendo exactamente lo mismo que nos llevó a sentirnos culpables. Al ocurrir esto ¿qué hacemos? En lugar de echarle la culpa a la culpa, volvemos a sentirnos culpables y vuelta a empezar.

Para conseguir cambios en nuestra vida necesitamos creer en nosotros, aceptarnos, apoyarnos, pensar en aquello que queremos lograr, ser fuertes para motivarnos en los momentos de flaqueza y esto se obtiene mejor cuando tenemos una visión positiva de nosotros. Con la culpa ocurre lo contrario, nos decimos: “Soy un desastre, tengo que cambiar” o “fui responsable de algo catastrófico, no me merezco nada bueno” y con estos mensajes es más fácil caer en la depresión. Recordemos que cuando estamos deprimidos no nos apetece hacer nada, no tenemos fuerza para asumir cambios, no creemos que podamos conseguirlos, no nos merecemos siquiera lograrlo…por tanto vuelvo a insistir: ¡La culpa hace que nos sintamos mal, no ayuda a modificar adecuadamente nuestra conducta!

Somos perfectamente capaces de darnos cuenta de nuestros errores y modificarlos sin necesidad de sentirnos culpables. Podemos lamentarnos y sentirnos mal, pero será más positivo para todos que cuanto antes aceptemos que somos humanos, que cometemos errores y aprendamos a perdonarnos.

Cuando estamos orientados a cambiar el futuro, no podemos invertir energía en atormentarnos por el pasado. Esto ocurre con muchos programas de sensibilización. Personas que han causado accidentes graves de tráfico, que asumen que han actuado mal y deciden luchar activamente para que no vuelva a ocurrir previniendo a los demás.

Vivir con sentimientos de culpa implica dejar la puerta abierta al pasado. Os aconsejo que cerremos esa puerta, nos responsabilicemos de nuestros errores, y pensemos en lo que podemos hacer para mejorar el futuro.

*Raúl Gutiérrez es psicólogo y autor del libro Autoestima, habilidades sociales y asertividad

Imagen: Corbis Images .

Autor: Raúl Gutiérrez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367