Entrevista a Julius Von Bismarck

¿Te entra complejo de pez en cuanto pisas un museo, una feria o una galería de arte moderno?, ¿Has sucumbido al bochorno de no saber diferenciar un interruptor de una verdadera obra de arte?, ¿No consigues articular palabra cuando te piden la opinión sobre la obra más cool del artista más envogue del momento? No te apures!!!

Nosotras te presenta en exclusiva a los must del arte contemporáneo empezando por Julius Von Bismarck, que estará en ARCO 2010
y que fue además ganador del premio Interactive Art del prestigioso
concurso Ars Electronica (edición 2008), con su invento The Image
Fulgurator, en esta entrevista te explica en qué consisten su trabajo y
sus proyectos.

Julius Von Bismarck, es un artista berlinés que trabaja, experimenta y estudia la relación entre realidad e imagen a través de varios proyectos de carácter tecnológico y audiovisual, con los que se ha dado a conocer precisamente a través de sus intervenciones en los mass media o más directamente con sus performances, es decir acciones directas y espontáneas inscritas en la cotidianeidad.

En esta línea, encontramos un interesante proyecto llamado Stimmungsgasometer (en colaboración con Richard Wilhelmer y Benjamin Maus) que podríamos traducir al castellano como un medidor del humor, se trata de un programa electrónico que registra con una cámara y a tiempo real el gesto de las caras de las personas que pasean por un determinado lugar.

Sonrisas, muecas, guiños, expresiones, tics son captados por el programa que las clasifica y ordena como datos a partir de los cuales establece el humor general de la ciudad y lo proyecta en forma de smiley (también llamado emoticono), es decir con un icono que muestra una reducida variedad de expresiones/emociones. Los habitantes de un lugar pueden ver a tiempo real el humor de sus vecinos y amigos, así como observar las horas y momentos del día en que la gente está más (o menos) contenta. No te pierdas el vídeo.

A continuación, te dejamos con la entrevista:

Para la gente que aun no conozca tu trayectoria, ¿Podrías explicarnos que es el Fulgurator?

El Fulgurator es una especie de cámara analógica que capta solamente la luz de los flashes que se están disparando en determinado momento y/o lugar, por ejemplo en una rueda de prensa, un photocall etc y utiliza esa luz flasheada para proyectar una pequeña imagen (un texto, una paloma, un logotipo, lo que se quiera) allá dónde se ha fotografiado.

Es decir, el Fulgurator emite una imagen a la vez que los flashes se están disparando, una imagen que es tan rápida que queda registrada en las fotografías de aquellos que utilizaron flash pero que sin embargo, resulta invisible al ojo humano. Resultado: las cámaras que dispararon con flash obtendrán todas una imagen distinta a la que han visto con sus propios ojos, pues habrá un elemento extra que no han visto, ni sentido en ningún momento.

¿Con qué objetivo inventaste el Fulgurator? Bajo qué ideas o principios lo creaste?

Desde muy joven me ha interesado poder intervenir en el espacio público o en general, experimentar en cómo puedo participar,actuar sobre él y también transformarlo. En ese sentido yo ya apuntaba a esta tendencia de joven cuando era adolescente y hacía graffiti, ese era también un modo de modificar o al menos participar en ese espacio común, que es la calle.

Así que el propósito principal del Fulgurator es de algún modo, romper con la idea de que sólo las grandes compañías de publicidad, los grupos mass media o en general las empresas con mucho capital, pueden lanzar sus mensajes a ese espacio público y permitir un acceso más libre. El Fulgurator es una forma de intervención directa que permite emitir distintas imágenes o textos en momentos clave y con la libertad que da el hecho de no ser directamente visible al ojo humano.

¿Supongo que has tenido muchas ofertas de esos grupos a los que refieres, de esas grandes compañías de las que hablábamos para comercializar el Fulgurator? Parece una herramienta muy sugerente para por ejemplo usos publicitarios.

Efectivamente, desde que empecé con el Fulgurator he tenido muchas ofertas de empresas publicitarias para vender el Fulgurator y así poder proyectar sus productos, logotipos o mensajes, de un modo esquivo en situaciones o momentos en los que hay una gran afluencia de los medios de comunicación, sin embargo vender mi invento con un propósito comercial sería una traición absoluta a su idea fundacional que es básicamente un trabajo conceptual, aunque sea técnicamente conceptual, venderlo sería ir en contra mismo de mi propio trabajo como artista.

De hecho, para evitar este uso comercial estoy pagando la patente y creo que es la primera vez, o al menos una de las primeras, en que la compra de una patente no se hace para ganar dinero y posibilitar una comercialización, sino todo lo contrario, para bloquear esos usos instrumentalizados que gastan los publicistas.

Volviendo a las funciones y usos del Fulgurator, de algún modo éste recrea cierta tendencia que encontramos en el arte actual, en la fotografía y también claro en el pensamiento, en el sentido de que precisamente la fotografía no capta sino proyecta realidad, ¿Era esa tu intención?

Sí, mi principal objetivo es hablar de la creación de realidades a través de no sólo la fotografía sino también claro, de todo el mundo visual, de los mass media. El mundo real es creado a través de imágenes que nosotros realizamos, pero estas fotografías no son en sí mismas reales, ni tampoco se adecuan al tipo de visiones a partir de las cuales vive el hombre, en tanto que el hombre está acostumbrado a ver siempre imágenes en movimiento, imágenes que conectamos y establecemos como datos. Por eso podemos decir que las fotografías vienen a enrarecer ese proceso natural y así, a generan realidades inexistentes.

Para terminar, ¿Qué otros proyectos estás desarrollando actualmente?

Bueno, con Benjamin Maus hemos creado el Perpetual Storytelling Apparatus que vamos a presentar en España en la próxima edición de ARCO 2010 y que es como indica su nombre una máquina bastante complicada que básicamente traduce palabras a imágenes creando una especie de subtexto. El aparato recoge y agrupa las palabras de un libro cualquiera y a partir de ellas crea series de dibujos que por decirlo así, convierten en imágenes y dibujos los textos y frases de ese mismo libro que ahora es exclusivamente visual.

Autor: Maria Mont

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *