Entrevista a Hernán Casciari: Del blog a la novela impresa

Hernán Casciari es un argentino residente en España por amor. Mentiroso nato y apasionado de la televisión y el humor, entre otras cosas, es un pionero de la literatura por Internet con cuatro blogonovelas a sus espaldas. Imagen de Eduard Bayer.

Escribir en Internet y destacar tanto que consigas llamar la atención de las editoriales no es nada fácil. Sin embargo, Hernán Casciari (Mercedes, Buenos Aires, 1971) lo ha conseguido. Su bitácora «Los Bertotti» fue escogida la mejor del mundo por la cadena Deutsche Welle y ha publicado las novelas «El pibe que arruinaba las fotos» (Plaza & Janés, 2009) y «Más respeto que soy tu madre» (Plaza & Janés, 2005); dos libros de relatos y es colaborador habitual de medios como El País (España) o La Nación (Argentina).

Sin perder en un momento el humor, nos ha explicado a Nosotras.com cuales son sus consejos para aquellos que quieran iniciar un blog y cuál fue la evolución de su éxito. Si estás pensando en ponerte a escribir ¡No pierdas detalle!

1-Bueno, creo que eres una esperanza para la gente que está empezando a escribir o tiene un blog, por ejemplo, ya que puede convertirse en algo muy serio. Cuéntanos cómo empezaste, cuál fue tu proceso desde que decidiste crear un blog, ya que además eres de una generación anterior.

Sí, bueno, hoy ya empieza a ser un fenómeno lo de tener un blog en vez Twitter o Facebook. Los blogs vuelven a ser lo que deberían haber sido ¿no? Una cosa más relajada, hay otros lugares en los que no decir nada. Los blogs son aquellos lugares dónde nos quedamos aquellos que decimos alguna cuestión, son más temáticos, empiezan a estar temáticamente segmentados y esto es gracias a que la adolescencia se fue a otro lado.

Una primera indicación para un adolescente es que realmente quiera escribir, que tenga la necesidad de decir alguna cosa y en ese punto a mi me sirvió –y no se si será un proceso global- centrarme en mis obsesiones. Porque si estás obsesionado con alguna cosa, yo creo que estás obsesionado desde los tiempos analógicos, las obsesiones no nacen con Internet.

2-¿Nacen con uno?

Por ejemplo, a mi me gusta mentir desde que soy muy pequeñito y entonces poder mentir a muchísima más gente que antes es gratificante. Y por otro lado me gusta ver la tele desde que soy muy chiquito y nunca dejo de hablar de eso en ningún lado, en cualquier conversación que desarrolles conmigo terminaremos hablando de televisión o de fútbol.

3-A esa conclusión has llegado después de mucha auto-observación…

No, porque yo jamás me senté a escribir en Internet ni en ninguna parte de cosas que no tengan que ver con mi patología. Nunca porque ¿Me voy a poner a hablar de qué? ¿De flores? No tengo una concepción periodística de que el periodista puede hacer cualquier cosa que se le pida. Bueno sí, tiene que trabajar y tiene que comer pero ¿Por gusto? Hacer algo que no te gusta… hay que escribir sobre aquello de lo que estarías escribiendo si nadie te leyera. Es tan simple como eso, es patológico, tiene que ser patológico.

Si yo no tuviera unos lectores, eso estaría ahí porque es necesario para mi, es la necesidad de poder olvidarme de cosas contándolas. Las cosas que cuento son cosas que me pasaron, muchas de ellas con anécdotas mejoradas, con mucha floritura alrededor pero terminan siendo cosas que yo me quiero sacar de la memoria para no tener la necesidad otra vez de recordármelo otra vez año tras año. Quedó en un archivo virtual al que yo puedo acceder cuando quiera… después claro, la llegada de los lectores da la posibilidad de que esa terapia que haces se convierta en tu trabajo.

4-Supongo que recibes impresiones de fuera también que te enriquecen ¿no?

Sí, puedes ver cómo funciona esa patología en la vida de otros, hay otras personas que están tan enfermas como yo en lo mismo, hay otras que no, otras que comparten a medias…Y está bien. Y el hecho de que después todas esas cuestiones puedan encuadernarse y aparecer en papel también da la posibilidad de que te lean aquellos que no leen en monitores, que son muchísimos todavía.

5- Y la opción del blog ¿También está relacionada con la cuestión de «escribir y ver a quién le gusta»? O en tu caso a lo mejor lo tenías muy claro desde el principio…

La constancia es muy necesaria y nace también de una obsesión, es un poco lo que hablábamos antes. Es decir, yo conozco gente que quiere tener un blog de cuentos, o literario o de vivencias personales, cuando lo que hace realmente bien es cocinar, por ejemplo ¿Por qué no le ofreces a la gente esos raviolis que están espectaculares? Si es lo que más te gusta hacer en la vida que estás cuatro horas ahí metido cocinando. Lo que el mundo necesita es que le expliques cómo se hacen esos raviolis ¡Ese sería tu buen blog! Y cada cual debería de ver cuál es su buen blog. Lo que pasa que identificar el buen blog de cada uno debe de ser posiblemente lo más complicado.

6-Y cuéntame un poco cómo sucedió lo de que te propusieran poner tu blog en papel.

Yo empecé a utilizar el blog cuando me vine a vivir a España en el 2000, que me vine sin querer. Quiero decir que no estaba previsto, cuando estaba volando hacia aquí tenía previsto volverme a los 20 días y… conocí a una catalana y me quedé muy enamorado y tal, pero claro, pasó un año y medio y yo no tenía el trabajo que tenía antes de venir ni nada más que una catalana. Y a ver, está bien tener una catalana pero no ocupa todos los espacios necesarios… y uno de esos espacios es escribir. Yo siempre escribo con algo de humor y para eso es muy necesario conocer mucho los códigos para poder hacer reír a las personas de una región. Y yo conocía los códigos argentinos pero lo nos españoles y de hecho en las primeras sobremesas con amigos de mi mujer yo no hacía reír ni al gato. Entonces me cobijé en Internet, que es tierra de nadie, para poder escribir cuentitos con mi jerga con mi forma de decir y les escribí a los 7 u 8 amigos argentinos que había escrito esos cuentitos. En ese momento me pareció que el medio era muy invasivo porque obligaba al otro a tener que contestar: «Qué bueno» o lo que sea… Y justo leí en el CiberPaís que aparecían estas cuestiones (los blogs) y pensé que me parecía bien y que no era nada invasivo.

7-¿Eso fue en el año?

En el 2003. Entonces hice eso: volqué todos esos relatos en el blog y seguí escribiendo lunes, miércoles y viernes. Empecé a recibir mensajes de gente y al cuarto día recibí un mensaje de Honduras que decía: «Señora, qué bien…» porque se creían que el blog lo escribía una señora. Claro, si alguien entra y no sabe que soy yo se debe de pensar que soy una señora. Y al otro día uno de España, otro de México… Y al final eran cientos de comentarios. Y empezó a tener trascendencia y a los 8 meses había mucha gente ahí dentro y yo noté que había un fallo en todo el asunto que era que yo no estaba pudiendo capitalizar todo ese éxito que estaba teniendo dentro de Internet porque no había un autor. Así que cuando a los 10 meses di por finalizada la novelita, lo último que dice la supuesta señora es que va a ir a visitar a un amigo y ese día abrí Orsai, dónde cuento que hice tal cosa durante 10 meses, el éxito que tuvo, etcétera y al final de todo, un móvil. Y a la semana llamó una editorial.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367