Entrevista: Emprender para conseguir un cambio de mentalidad

Mar Alarcón es una mujer emprendedora que ha puesto en marcha Social Car, la primera empresa de alquiler de coches entre particulares de España. Aunque ahora ser emprendedor se ve con buenos ojos, no era lo mismo hace unos años cuando Mar Alarcón inició sus andanzas. Ahora con dos empresas que dependen de ella, Mar compatibiliza su vida familiar y su vida profesional. En la base del proyecto de Social Car se encuentran la sostenibilidad y la optimización de recursos. Mar Alarcón aprendió la importancia de los negocios sociales de la mano del Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus. Nosotras hemos dialogado con ella para conocer un poco más sobre estos temas.
Tengo entendido que Social Car es la primera empresa de alquiler de vehículos entre particulares de España ¿Cómo surgió la idea de crear esta empresa?
La semilla de todo esto fue el carsharing tradicional. Queríamos iniciar un carsharing en Barcelona, pero analizando el negocio vimos que las iniciativas de P2P (per to per) eran muy incipientes y evaluamos cuáles eran las ventajas de este negocio y si se podía implantar en España. No había nadie que lo hiciera, porque hay muchos impedimentos legales, sobre todo en relación hd Porno HD Seks pornoSex izle pornocon el seguro del vehículo. Entonces nos pusimos a superar todos esos obstáculos y, una vez que teníamos toda la parte legal y de seguro bien cerrada, decidimos lanzar Social Car.
Pero, ¿por qué compartir el coche?
Yo estuve viviendo en China y cuando regresé me compré un coche, porque era lo normal. Nuestra mentalidad era la de comprarte una casa y un coche. Pero lo que pasó fue que al cabo de unos años no lo utilizaba para nada y estaba pagando un parking. En un año sólo había llenado el depósito una vez. Con iniciativas como Social Car se produce un cambio de mentalidad. Comprendes que poseer tantas cosas no es necesario, lo que necesitas es acceder al uso de las cosas.
¿Y estamos dispuestos a compartir nuestro coche?
Una de las grandes preguntas fue si en España la gente alquilaría su coche. Evidentemente, con cada persona con la que hablaba me decía que no lo haría. El resto de empresas que se habían puesto en marcha en otros países eran igual de jóvenes y no disponían de esa información. Eran unos locos como nosotros que se habían lanzado a hacer lo mismo. El único dato que había era que en muchos países estaba surgiendo la misma iniciativa.
La sostenibilidad es uno de los puntos destacados de esta iniciativa, ¿no es así?
A mí siempre me gusta decir que Social Car tiene muchos mensajes positivos y uno de estos mensajes es la vertiente sostenible. Nuestro objetivo es optimizar los recursos que ya existen. Si en una ciudad ya existe una flota de coches que no se usan y por lo tanto están disponibles, entendemos que no hay necesidad de introducir nuevos coches. Por eso decimos que es una alternativa de movilidad sostenible. El objetivo que estamos buscando es un cambio de comportamiento. Que la gente entienda que poseer un coche no es tan necesario. Esto a la larga es totalmente sostenible, porque contribuyes a la disminución de elementos contaminantes.
¿Qué otro mensaje lleva implícito este proyecto?
Social Car también tiene una vertiente social. Estas generando una nueva fuente de ingresos para una persona. El coche es el segundo activo más importante para una familia. Desde Social Car estamos dando una nueva alternativa de fuente de ingresos. Esto  en cuanto al propietario. Por su parte, el conductor ahorra, porque si antes debía gastar en la compra de un coche, ahora sólo paga cuando conduce.

Al tratarse del alquiler de coches, el seguro es muy importante ¿No es así?
Este fue uno de los grandes retos. El seguro de un particular cubre el uso particular del coche, no te cubre el uso por alquiler ni el uso de transporte público de personas y mercadería. Por lo tanto suponía un problema. Finalmente, nos reunimos con muchas compañías y muchas no entendían lo que queríamos. Pero en el año que llevamos de operatividad ha habido un cambio. Las compañías de seguro han visto que ahora existe esta necesidad y hemos conseguido acuerdos con un par de ellas que nos han ofrecido un seguro a medida. Este producto es el que le damos al propietario cuando pone su coche en Social Car.
¿Cómo funciona Social Car?
El conductor se registra en la web de manera gratuita (sólo se paga por el uso del coche). A continuación se realiza una selección de conductores, ya que sólo se admiten personas con más de un año de antigüedad y que sean residentes en España, porque no es un servicio pensado para turistas. Por último, conductor y propietario se ponen de acuerdo en el precio y la duración y alquilan el coche.
Lo que está muy bien es que al final del intercambio hay una evaluación para que conductor y propietario se evalúen entre ellos. Como ya tenemos un año de tracción ya existen muchos perfiles con evaluaciones. De esta manera cuando a un propietario le llega una reserva de un conductor que no conoce puede pinchar en su perfil y ver que han opinado de él otros propietarios. El objetivo es que cada propietario tenga una red de conductores fijos, que son sus vecinos entonces va alternando entre dos y tres conductores fijos con los que ya has generado una confianza.
En el contexto actual, emprender se plantea como una solución ante la crisis ¿Qué opinas al respecto?
Yo en realidad hará 10 años que emprendo. Es cierto que ha habido un cambio radical de la visión del emprendedor en los últimos años. Al principio si eras emprendedor te veían como a un loco. Lo que estaba de moda era ser alto ejecutivo y al emprendedor lo miraban con recelo. Esto ha cambiado para bien y he notado un cambio importante en cómo era el emprendedor hace 10 años y cómo es ahora. En la actualidad lo positivo es ser emprendedor y es una solución a la crisis. Yo la verdad es que estoy muy contenta de serlo. Ser emprendedor tiene muchas ventajas. Aunque también es duro, porque empiezas tú con tus recursos y tiene un riesgo muy elevado. Por contrapartida también tienes una satisfacción mucho más elevada.
¿Qué consejo les darías a las mujeres que quieren emprender?
A mi mucha gente me dice: me gustaría hacer algo por mi cuenta, pero no tengo ideas. Yo creo que eso son excusas para no emprender. Emprender no se trata de tener ideas innovadoras, porque puedes copiar o mejorar modelos. No hace falta inventar nada, hay modelos que existen y que son exitosos y que puedes replicar, mejorar o variar. Tampoco se trata de dinero, aunque evidentemente ayuda. La primera vez que emprendí fue con un préstamo de familiares y amigos.
¿Entonces cuál es el requisito para ser emprendedor?
Lo más importante para ser emprendedor es tener apoyo emocional. Es necesario que aquellas personas que están a tu lado: marido, pareja, familia apoyen lo que haces, porque si no estás perdida. El emprendedor está muy sólo y necesita ese apoyo. En mi caso mis padres son emprendedores y yo he vivido ese ambiente, entonces cuando platee mis ideas no las vieron mal. Para mi ese apoyo ha sido el fundamental, el que me ha permitido hacer cosas. Porque si a tu lado hay alguien que te está frenando tienes un problema mucho mayor que la falta de dinero o ideas.
Además de emprendedora, eres madre y trabajadora ¿Cómo consigues compatibilizarlo?
La verdad es que no sé, como que los llevas dentro. Yo tengo dos hijos y dos empresas. Es complicado, pero el día a día te arrastra. Se trata de tener clara las prioridades. Para mí, mi prioridad son mi hijos y como tengo dos empresas que dependen de mi puedo ser más flexible con el horario. No obstante, cuando acuesto a mis hijos aprovecho para revisar el correo y contestar los que tengo pendientes, porque estaba cumpliendo mi función de madre. Sacas el tiempo de todas partes.
Antes de sacar adelante este proyecto, colaboraste con Muhammad Yunus, desarrollador del microcrédito y Premio Nobel de la Paz ¿Qué aprendiste de esa experiencia?
Lo que aprendí es el mensaje que me gustaría dar con Social Car: los negocios sociales son posibles. Antes de colaborar con Muhammad Yunus fracasó uno proyecto de banco de microcréditos que mi marido y yo intentamos poner en marcha. En ese momento vimos que los negocios sociales no tenían credibilidad. Pero como igualmente nos seguían interesando, estuvimos en Bangladesh con Muhammad Yunus. Lo que aprendimos de él fue que con liderazgo y empeño un negocio social puede ser rentable. A parte, trabajar con él es una experiencia impresionante, porque es una persona con una capacidad y una entrega por todo lo que hace. Es una experiencia que vale muchísimo.

Autor: Sofia Paez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *