Entrevista a Amenábar: ‘No creo en ninguno de los dioses sobre los que he leído’

Hoy se estrena Ágora, el nuevo film de Alejandro Amenábar. Descubre con nosotras lo que nos ha contado.

Después de cinco años en silencio, y tras Mar Adentro, Alejandro Amenábar vuelve a la gran pantalla con Ágora, una película épica, un film que cuenta una historia del pasado sobre lo que está sucediendo ahora mezclando la acción, la aventura, el drama y el romance en un contexto de lucha de religiones como el Antiguo Egipcio.

Ágora, es también, la historia de Hipatia, una mujer ‘excepcional’, como la describe Amenábar, que luchó por mantener su posición dentro de una sociedad machista y que arriesgó su vida por no vender sus ideales.

Nosotras hemos estado con el cineasta español, y hemos hablado con él acerca de este nuevo proyecto. A continuación no pierdas detalle de lo que nos ha contado.

¿Querías hacer una película sobre intolerancia religiosa?

No yo quería hacerla sobre astronomía y transmitir un montón de sensaciones que yo tuve leyendo sobre astronomía, viendo la serie ‘Cosmos’… La astronomía es algo que tienes asociado a la razón, a algo muy frío y aséptico… y de pronto te das cuenta de que la astronomía no es más que intentar comprender dónde estamos, de dónde venimos y a dónde vamos. Yo quería transmitir esto en la película. […] Pero cuando nos dimos cuenta de qué no podíamos abarcar un rompecabezas de 2000 años, tuvimos que reducirlo todo a un personaje y a una época, y acabamos contando la historia de Hipatia.

Además, en todos los personajes, hay un conflicto con la fe. Yo creo que ha habido una tradicional fricción entre la fe y la razón. Pero justo en el personaje que no había un conflicto religioso por sus estudios, si lo había por las situación política y la época que le tocó vivir. Y ese personaje fue Hipatia. Ella representaba la cultura pagana que se estaba viniendo abajo por el auge del cristianismo y que finalmente fue martirizada por un grupo de fanáticos cristianos. Aquí también hay un tema de intelectualidad que también es muy importante en la película.

Alejandro Amenábar y Rachel Weisz en el Festival de Cannes.Getty Images

Decías que ésta era una época de cambio y desconcierto más que una época de crisis ¿Es por esto que has decidido hacer ahora Ágora?

Supongo que también hemos acabado ahí porque encontramos elementos muy contemporáneos en la historia. También porque intento entrar en la historia de los personajes, entrar en su mundo y respirarlo. Es por eso muy importante visitar los sitios donde transcurrió la historia […] siempre es importante la necesidad de implicarte.

Y cuando analizas la realidad y ves que puedes cambiar el imperio romano por el imperio americano, Alejandría por Europa, la religión pagan por la cristiana… te das cuenta que hay muchas cosas que coinciden y que la historia, finalmente, se repite.

Hipatia fue martirizada por no vender sus ideales ¿Esta figura es una denuncia a la situación actual de la mujer?

Hay un claro componente feminista en la película y a última hora cambiamos el despellejamiento por la lapidación porque es algo que a día de hoy le pasa a muchas mujeres de muchas culturas y países. Todavía vemos gente dispuesta a matar por ideas. No hemos cambiado tanto.

Luego también había algo al analizar de la figura de Hipatia. A lo mejor pensarías que la mujer tenía más acceso al conocimiento en ese momento y te das cuenta que en aquel momento, alguien como Hipatia, ya era alguien excepcional. En aquella época, también, ya se discriminaba a la mujer. Lo que vino después, creo que fue incluso peor. En aquella época alguien como Hipatia era excepcional y tuvo sin duda que luchar por mantener su posición en la ciudad. Se habla de que ella insistía en vestir el manto de los filósofos, la historia del pañuelo parece que es cierta… es alguien que luchó por reivindicar su posición como intelectual y creo que entre las razones de su muerte, una fue su condición de mujer.

A nivel de movimientos de cámaras… ¿Por qué ese cambio de perspectivas?

Esta es una historia de miserias, como a veces se aparta el diálogo y se recurre a los palos. Decíamos que los seres, en nuestra película iban a ser justamente, esos científicos, los que han utilizado la cabeza y aquellos que recorren a utilizar las armas, se convierten en insectos. Por eso, esa mirada desde arriba (desde el espacio) te daba esa idea, y te ayuda a ver las cosas con distancia. Creo muchas veces para darte cuenta de lo que pasa hay que dar dos pasos hacia atrás y mirarlo desde arriba. Y cuando aceleras la imagen, te das cuenta de que no somos más que hormiguitas.

Al hacer una película histórica, ¿cuáles son los errores que no te podías permitir?

Primero nos planteamos a nivel de diálogo, hasta donde podíamos confiar en la palabra. En otro sentido, fue una vuelta de hecho hacia tras. Queríamos ver a los actores interactuando con el espacio, no queríamos planos limpios, asépticos, digitales y pictóricos…. E intentamos olvidar y huir de las referencias cinematográficas que habíamos vistos y hacer un viaje en el tiempo.

En cuanto al presupuesto, al principio se hablaba de 90 millones, y luego se redujo a 50 millones. ¿Qué es lo que habríamos visto si se hubiera aprobado el prepuesto inicial?

Lo que más se ha eliminado de ese guión, es contexto histórico. Una de las licencias que nos tomamos, fue que en el guión original, la biblioteca fue totalmente arrasada en el final de la primera parte, y en la segunda, el principal Templo Cristiano era el Cesareo. De hecho las crónicas, dicen que Hipatia fue asesinada en el Cesareo. Lo que hicimos fue reconvertir todo el decorado de la biblioteca en el gran templo cristiano, como si los cristianos la hubieran tomado. Nos ahorramos muchísimo dinero. Y luego fueron decisiones de realización. Hubo un esfuerzo de todos los departamentos. Hablamos de un % de decisiones equivocadas. Cuantos más equivocaciones más dinero íbamos a perder en la pantalla. De hecho fue una época de vuelta a los tiempos de Tesis, en los que sabíamos que teníamos que optimizar el tiempo y sacar el máximo del dinero que teníamos.

Hipatia es el hilo conductor, pero Davo y Orestes son los dos personajes secundarios que hacen avanzar la historia ¿Cómo fue el cásting y cómo los haces evolucionar en la historia?

Orestes (Óscar Issac), fue el personaje más complicado, buscamos a alguien que pudiera ser ese estudiante algo alocado y un poco tonto que se atreve a declararle su amor a Hipatia (Rachel Weisz). Esto es una anécdota real como también la del pañuelo. Y luego lo mezclamos con el personaje del perfecto. Y por eso tenía que ser alguien que te creyeras. Y en ese momento eran las elecciones en EEUU, y Óscar decía que para él su referente era Obama, y que para él era una especie de Obama frustrado. Alguien que intentó gobernar pero que su voz fue apagada. Alguien que no ve venir la jugada de ajedrez, porque en realidad, lo que se establece entre él y el obispo es una jugada de ajedrez.

Davo (Max Minghella), es el único personaje inventado de la película. Es un personaje llave que te permite conocer el mundo de la esclavitud y el mundo de los primeros cristianos. Quise además darle ese aire intelectual al personaje. Un esclavo que sabe que puede ser perfectamente un alumno más.

Óscar Isaac (Orestes), Alejandro Amenábar, Rachel Weisz (Hipatia) y Max Minghella (Davo) Getty Images

¿Cómo Ágora te ha convertido en ateo?

Yo creo que al terminar ya Mar Adentro, ya me lo estaba planteando, porque tienes que definirte cuando sabes que no crees en la fe en la que te has educado. Pero ser ateo no quiere decir que no crea en dios, sino que no creo en ninguno de los dioses sobre los que he leído. Prefiero llamarlo naturaleza.

¿Tardarás otros 5 años en hacer la próxima película?

Espero que no.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Hare Krishna, por favor acepte mi sincero namaskar.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367