Ensalada light: rúcula y tomates

La rúcula es un ejemplo de variedad en nuestras
ensaladas. Buena y vistosa acompaña perfectamente a nuestros platos.

Esta verdura es la alternativa perfecta a la lechuga. Si
estamos cansadas de comer siempre lo mismo, poner un poco de variedad en
nuestros platos nunca viene mal.

INGREDIENTES

  • 1 manojo de rúcula
  • 1 diente de ajo
  • 1 trozo de queso light
  • Algunos tomates confitados
  • Algunas aceitunas negras
  • Medio pepino
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • Vinagre o limón

PREPARACIÓN

Lava bien la rúcula. Córtala a trozos con las manos y échala en el recipiente donde vayas a servir la ensalada.

Corta las aceitunas negras en rebanadas, el pepino en
rodajas y el queso en daditos.

Pica muy bien el diente de ajo.

-Échalo todo en el recipiente donde está la rúcula.

Condimenta al gusto con sal y pimienta.

-Añádele el aceite y si quieres vinagre o un poco de zumo de
limón.

CONSEJOS DE PRESENTACIÓN:

-Es una ensalada perfecta para acompañar cualquier plato en
la mesa: pechuga de pollo, filete o pescado.

-Siempre es aconsejable no condimentar si tenemos invitados
en casa. Por eso creemos que es mejor que cada uno se condimente la ración en
su propio plato.

-Para darle un toque de distinción puedes servir la ensalada
en un cuenco pequeño para cada comensal.

-Añadirle canónigos o sustituir los tomates confitados por
tomates cherry le da un toque de originalidad a nuestra ensalada.

-Otra opción de hacerla es añadirle col lombarda, que le da otro sabor y color a nuestro plato.

Autor: Tais Coves

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *