Endometriosis: ¿Qué enfermedad es? Entrevistamos a la directora médica de Merck, la Dra. Isabel Sánchez Magro.

 

La Endometriosis: una enfermedad desconocida socialmente y que afecta a las mujeres. Entrevistamos a la Dra. Isabel Sánchez Magro para saber más sobre ella. 

 

El 14 de marzo, es el día internacional contra la Endometriosis, una enfermedad que se caracteriza porque el tejido del endometrio (recubre la pared interna del útero) crece fuera de éste y se localiza en el peritoneo pélvico y los ovarios.

 

Algunas veces, en estados más avanzados, el tejido endometrial se implanta incluso en zonas como el intestino, vejiga, estómago y pulmón, produciendo lesiones en ellas.

Se trata de una enfermedad crónica cuya causa se desconoce, aunque se ha comprobado una cierta predisposición genética. 

 

Es una enfermedad poco conocida socialmente, incluso por las propias mujeres.

De hecho, la padecen alrededor del 10-15% de las mujeres y existen muchas dificultades para conocer con exactitud la prevalencia de la enfermedad.

 

Por este motivo, la prevención y los controles ginecológicos periódicos son fundamentales para evitar el agravamiento.

 

Por ello, en nosotras.com hemos querido ponernos en contacto con la Dra. Isabel Sánchez para dar a conocer y concienciar a nuestras lectoras sobre esta enfermedad. 

 

 

 

¿Qué es exactamente la endometriosis?

 

Dra. Sánchez: “La endometriosis es una enfermedad ginecológica crónica en la que se produce una situación anómala:

La implantación y el crecimiento benigno de tejido del endometrio fuera del útero, dando lugar a una reacción inflamatoria crónica.

Las lesiones que produce la endometriosis tienen un pronóstico incierto, ya que pueden permanecer estables, progresar e incluso retroceder”.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo podemos detectarla? ¿Qué síntomas son los más comunes?

 

Dra. Sánchez: “Los síntomas de esta enfermedad son diversos y tienen grandes implicaciones en la calidad de vida de la mujer.

En general, son más intensos durante el periodo menstrual y se modulan durante la gestación y la menopausia.

Los más comunes son:

  • Dolor pélvico y abdominal: se trata de un dolor intenso, continuado e incapacitante.

Las mujeres que lo presentan deben estar especialmente atentas ante la posibilidad de tener endometriosis, ya que esta enfermedad es la causa más común de que se desencadene este tipo de dolor (responsable del 70% de los casos). Podríamos decir que es uno de los síntomas con los que debuta la enfermedad.

  • Menstruaciones dolorosas (dismenorrea): se cree que es normal que la menstruación duela, pero no es así.

Si sucede de manera habitual, lo mejor es acudir al ginecólogo para que evalúe el estado de los ovarios.

  • Dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia).
  • Infertilidad.
  • Otros síntomas no ginecológicos: hemorragias o dolor en otros lugares del organismo, como la espalda.

Algunas mujeres con endometriosis no presentan síntomas y son diagnosticadas durante un proceso quirúrgico abdominal de otra causa”.

 

 

 

¿Cómo puede llegar a afectar otras partes del cuerpo, como el estómago o los pulmones?

 

Dra. Sánchez:Las zonas que pueden verse afectadas por la endometriosis con más frecuencia son otras estructuras reproductivas.

Generalmente los ovarios, pero también podemos encontrarla en las trompas de Falopio, la vagina e incluso en el peritoneo o el tracto gastrointestinal y urinario (aunque es menos frecuente).

 

Cuando la endometriosis se presenta en el tracto gastrointestinal, se añaden a los síntomas más comunes como dolor pélvico, dismenorrea y dispareunia, dolor en otras localizaciones, como el rectal irradiado.

Además, pueden aparecer cambios en el ritmo intestinal, estreñimiento o diarrea, vómitos e incluso rectorragias coincidiendo con la menstruación.

 

Por otro lado, si la endometriosis tiene localización torácica, existe la posibilidad de la aparición de algunas entidades clínicas.

Como pneumotórax, hemoptisis (se expulsa por la boca sangre procedente del aparato respiratorio) o nódulos pulmonares, pudiendo estar acompañadas de dolor torácico con dificultad respiratoria”. 

 

 

¿Cómo se ha descubierto que puede haber una predisposición genética a tener esta enfermedad?

Dra. Sánchez: “La relación genética no está del todo clara, pues no se han identificado los genes que relacionarían específicamente a la enfermedad.

La teoría que hoy se mantiene es que es una enfermedad que sigue un patrón de herencia determinado por factores genéticos que involucran varios genes y además factores ambientales.

 

Lo que sí se sabe es que hay factores que influyen, como la predisposición familiar, la menarquia (o primera menstruación) temprana y los ciclos menstruales regulares y cortos menores de 27 días y largos de 7 días o más“.

 

 

 

 

 

 

¿Por qué hablamos de una enfermedad crónica?

 

Dra. Sánchez:Se consideran enfermedades crónicas aquellas que mantienen los síntomas con una duración superior a 3 meses.

Uno de los síntomas más comunes de la endometriosis es el dolor de tipo severo y persistente.  

Estamos, por tanto, hablando de una enfermedad de curso crónico, lentamente evolutiva.

 

Donde además la clínica producida por la implantación del tejido endometrial fuera del útero suele mantenerse en el tiempo produciendo secuelas crónicas”.

 

 

 

 

¿Cuál es la relación que existe entre esta enfermedad y el hecho de ser estéril?

 

Dra. Sánchez:La endometriosis altera el desarrollo de los folículos y la capacidad de ovulación.

Y, disminuye la calidad ovocitaria y embrionaria, repercutiendo en la capacidad de la mujer para concebir.

 

De hecho, la infertilidad es la consecuencia más relevante de esta enfermedad (se estima que el 25-50% de las mujeres con endometriosis encuentra dificultades a la hora de tener hijos).

 

En condiciones normales, una pareja sana tiene un 15% de probabilidades de gestación espontánea cada mes.

Sin embargo, en el caso de las mujeres con endometriosis la probabilidad se reduce al 2-8%.

Por ello, es aconsejable que las mujeres con endometriosis en fases avanzadas que estén buscando el embarazo acudan a unidades o centros de reproducción”.

 

 

 

¿Por qué es difícil la detección del diagnóstico de esta enfermedad si afecta a un 10-15% de las mujeres? Y, ¿Por qué muchos casos no se diagnostican?

 

Dra. Sánchez:Una de las principales razones es que los síntomas de esta enfermedad, como el dolor durante la menstruación, se consideran normales y no llaman la atención de la mujer.

Falta concienciación en la sociedad sobre sus manifestaciones e impacto en la calidad de vida, empezando por la propia mujer”.

 

 

 

¿Qué consecuencias o problemas puede conllevar esta enfermedad?

 

Dra. Sánchez: “Si hablamos desde el punto de vista físico, una de las consecuencias más graves es la infertilidad que produce, ya que las lesiones que ocasiona causan adherencias en las trompas de Falopio.

 

Por otro lado, puede derivar en otras afectaciones y enfermedades, dependiendo de las zonas en las que se haya implantado el tejido endometrial.

Por ejemplo, si se encuentra en el tracto urinario puede provocar hematuria, dolor e infecciones urinarias.

 

A la hora de tratar la endometriosis y mejorar la calidad de vida de la paciente, no podemos dejar de lado la vertiente psicológica.

El dolor crónico que caracteriza a esta enfermedad conduce a la aparición de síntomas depresivos y ansiedad en muchas de las mujeres que la presentan.

Por ello, es fundamental que el tratamiento quirúrgico y médico se complemente con estrategias enfocadas a disminuir el estrés”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dra. Isabel Sánchez Magro, directora médica de Merck. 

 

 

 

 

 

Imágenes: Merck, Pixabay

 

 

 

 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *