Embarazadas, víctimas del ’mobbing maternal´

La crisis ha disparado los casos de despido por maternidad. Es lo que se conoce como ’mobbing maternal´ que, según datos ofrecidos por la Fundación Madrina, afecta a un 90% de las mujeres. Hemos podido hablar con Alicia S., una ingeniera agrónoma que fue despedida de su trabajo a raíz de quedarse embarazada, aunque afortunadamente denunció a la empresa y ganó el juicio.

Nueve de cada diez mujeres embarazadas en España sufre acoso laboral y el 25% son despedidas, según indica un estudio realizado por la Fundación Madrina, que constata que el embarazo sigue siendo ’la primera causa de despido o amenazas por parte de la empresa’ a este colectivo de trabajadoras.

Según esta investigación, el acoso laboral se presenta mayoritariamente en PYMES (41%); en segundo lugar, en grandes compañías y empresas multinacionales (27%); en tercer lugar, en empresas públicas (24%) y, en menor grado, en empresas familiares (2%).

La crisis ha agravado en 12 puntos los despidos por causa de la maternidad.Terra.com/mujer

En el caso de Alicia S., estaba contratada como Coordinadora de Seguridad y Salud de obras en una empresa de ámbito estatal de prevención de riesgos laborales. ‘Mi contrato era por obra y servicio, y una de las obras finalizaba en 2009, pero mi despido fue el 18 de julio de 2007’ – explica.

Desde esta Fundación, se afirma que cuando la empresa descubre que una trabajadora está embarazada, alega que ‘sus prioridades han cambiado’ y, en caso de ocupar un cargo de responsabilidad, ‘la relega’, que fue lo que le pasó a Alicia.

‘Lo comuniqué cuando estaba embarazada de ocho semanas y, realmente, no tuve ningún problema. Cuando estaba de unos cinco meses, mi Directora Técnica me dijo que dejara de visitar las obras porque no era lo más recomendable para una embarazada’ – afirma nuestra entrevistada.

‘Realmente mi trabajo se vio muy afectado’ – explica – ‘porque las visitas en este trabajo son fundamentales. Sin visitas mis obras deben pasar a otra persona y, por este motivo, se contrata a otro técnico. Yo me quedé haciendo informes atrasados de todas mis compañeras y dando cursos de construcción’.

El mobbing maternal se presenta mayoritariamente en mujeres entre 18 y 25 años.Terra.com/mujer

Según Alicia, ahí estuvo el problema, ya que con este cambio había dejado de ser productiva para la empresa. ‘Un día me dijeron, de pronto, que estaba despedida. Se me vino el mundo encima. Las razones del despido fueron que estaba bajando el nivel de trabajo en la empresa y que, por mis circunstancias, había sido la elegida’.

Aunque este fenómeno está muy generalizado, muy pocas mujeres se atreven a denunciarlo. Existe miedo al despido y, en general, un gran desconocimiento de los derechos laborales. ‘No todos saben que la maternidad tiene coste cero ni que el despido es objetivamente improcedente en caso de embarazo’, apuntan desde fuentes sindicales.

Pero Alicia tuvo claro casi el mismo día en el que le comunicaron la noticia del despido que iba a denunciar a la empresa. Aunque reconoce que esta situación le produjo mucha ansiedad.

En primer lugar, asimilar el despido y, después, el miedo al juicio durante el embarazo. ‘Por otra parte, no logré desprenderme de ese sentimiento de culpa por haber denunciado a la empresa. Pensaba que yo era la culpable de que me estuviera sucediendo esto’.

Afortunadamente, a nuestra entrevistada la justicia le dio la razón. ‘Mi abogado argumentó que los clientes estaban contentos con mi trabajo. Mis compañeras testificaron corroborándolo y, lo más importante, testificó la chica que me sustituyó, demostrando que se buscó a otra persona para llevar mis obras porque ellos dijeron que yo casi no tenía trabajo (mintieron en el juicio). El juez les dijo que si no tenía trabajo, ¿para qué contratar a otra persona?’.

Alicia fue readmitida en la empresa. Pero, ¿a qué precio?. ‘Lo pasé bastante mal cuando me incorporé después del juicio. Finalmente dejé el trabajo, ya que me hacían la vida imposible’.

Conciliar maternidad y trabajo también supone un reto para muchas mujeres.Terra.com/mujer

Sin duda, la solución a esta problemática pasa por una apuesta empresarial y una política de protección y apoyo a la maternidad.

Autor: Amparo Suay

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Mi propio caso.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *