Elige el fondo de maquillaje que más le conviene a tu tono de piel

¿Quieres que tu maquillaje de base sea tan perfecto que no se note? Los consejos de los expertos que compilamos en este artículo te ayudan a conseguirlo, con ideasy trucos que seguro que te ayudarán a maquillarte como una auténtica estrella. ¡Manos a la obra!
El fondo de maquillaje debe aplicarse sobre una piel perfectamente limpia e hidratada. Es recomendable esperar unos minutos entre la aplicación de la crema y el fondo de maquillaje.

Para ello aplica una pequeña cantidad de fondo sobre la frente, las aletas de la nariz, los pómulos y la barbilla. Extiéndelo en movimientos de alisado del centro del rostro hacia el exterior, difumínalo muy bien hacia el cuello para que no haya cortes ni de textura ni de tono.

Es importante saber el fondos de maquillaje adecuado a cada tipo de piel:

(continúa en la página siguiente)

– No hay que intentar nunca cambiar profundamente
el color natural, pues el resultado siempre es artificial. El Fondo de maquillaje es eso, solo un fondo en el que dibujar el rostro, no un disfraz.

– El beige neutro es un color de base que va bien con todos los tipo de piel; aunque el beige apagado ligeramente grisáceo puede dar aspecto enfermizo, de mala cara.

– No es necesario variar el tono de maquillaje que uno se aplica por el día, para la noche aunque las pieles muy pálidas pueden permitirse un tono más claro para acentuar el aspecto diáfano y las mates un tono rosa.

– Para corregir el aspecto enfermizo o los cutis átonos es mejor utilizar bases correctoras, antiojeras, colorete, etc y no intentar ocultarlo con un fondo de otro color.

– Aunque los profesionales suelen mezclar 2 ó 3 tonos distintos para lograr el color deseado, es preferible elegir uno de los cientos de colores que existen en la paleta de maquillaje de cada marca. 

– También hay que tener en cuenta las “Cremas con color” que aunque no son propiamente un producto de maquillaje, sino más bien unas cremas protectoras ligeramente coloreadas, pero su efecto coloreado proporciona luminosidad al rostro, además de protección. Algunas son auténticamente cubrientes pero en la mayoría priman más los beneficios cosméticos.

¿Y cómo encontrar el color adecuado de fondo de maquillaje?

El tono elegido debe ser lo más similar al color natural de la piel, observándola a la luz del día. No se puede olvidar que los colores demasiado claros dan un aspecto artificial, y los colores oscuros envejecen.

Para escogerlo haz una prueba aplicándolo sobre el rostro o cuello: cuando el color desaparezca fundido, es que has dado con el tono correcto.

Si vas maquillada, haz la prueba de color sobre la mano. Ten en cuenta que la palma de la mano es más oscura que el rostro, y el dorso de la mano, más oscuro. La zona que más se aproxima en tonalidad es el área de unión entre el dedo pulgar y la muñeca.

Autor: Juan Garcia Ruiz

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *