El Hombre de mimbre

Un hombre atrapado en un territorio dominado por mujeres. Parece una fantasia… sí, por ahora sólo es ficción.

El director de la película, Neil Labute, ha hecho una apuesta arriesgada con Wicker Man. Hacer un remake de un film que ya funcionó en los setenta no es tarea fácil. Y la verdad, no podemos decir que el resultado obtenido sea para tirar cohetes.

Nicholas Cage es Edward Malus, un agente de la policía, que tras recibir una carta de su ex novia pidiéndole ayuda para encontrar a su hija desparecida, decide viajar hasta una remota isla perdida del bedava porno redtube porno video Pacífico Norte. Pero lo que él no sabe, es que su viaje a Summersisle le atrapará en una tela de araña de rituales y tradiciones. Y cada paso que da hacia la niña desparecida lo acerca hacia lo inexplicable.

El papel del hombre queda reducido a la mínima expresión en una isla dominada por mujeres. Una película que muestra lo malas y crueles que pueden llegar a ser cuando tienen el poder. El hombre, subordinado, queda relegado simplemente a la reproducción.

Nicholas Cage, tampoco hace su mejor interpretación. Se pasa toda la película con cara de afligido, mientras que Kate Beahan tiene una participación que deja mucho que desear. Sus diálogos son escuetos, «balbuceantes» y en ocasiones saca de quicio a los espectadores por una falta de claridad en sus palabras.
En definitiva, Wicker Man es una película para pasar el rato. En ocasiones recurre a golpes de susto cuando el aburrimiento pesa. Se juega con la intriga y el suspense de una manera muy light. El final es la mejor parte de la película, inesperado y sorprendente para el espectador.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *