El difícil reto de afrontar un conflicto

Cuántas veces hemos caído en discusiones estúpidas o hemos roto relaciones de amistad o nos hemos visto envueltos en tremendos conflictos de grupo sin saber cómo solo por…Por alguna buena razón atrapada en una maraña de malas razones como el orgullo, la soberbia, los rencores, los agravios, las ansias de control o de tener siempre la razón.

Si habéis visto ‘Lo que el viento se llevó’ recordaréis una de esas frases lapidarias que abundan en la película, algo así como “Cuando las guerras acaban, uno ya no recuerda por qué se iniciaron”. Interesante y, a veces, muy cierto. Un conflicto puede enmarañarse mucho, extenderse indefinidamente en el tiempo, mezclarse con otros asuntos de manera más o menos oportunista. Tanto que al final, si te paras a observar los resultados, lo que ves es una inmensa laguna de malestar y de energías gastadas en pelear, teniendo que bucear hasta el fondo para, agazapado entre pegotes de malas contestaciones y dignidad mal entendida, encontrar el motivo que lo empezó todo.

discusion_amigas

El conflicto, en forma de discusiones, disputas, agravios y reivindicaciones, es algo inherente a las relaciones humanas, ya sean interpersonales o, por supuesto, de grupo. Es así. Somos demasiado complejos como para llevarnos siempre bien. Podríamos argumentar un sinfín de motivos para explicar esta característica humana. Uno de ellos sería, sencillamente, que discutimos, nos peleamos, nos enfadamos entre nosotros y, a veces, nos reconciliamos, porque no todos tenemos las mismas necesidades y, a pesar de ello, tenemos que convivir, es decir, compartir espacios en un momento concreto de nuestras vidas.

Por supuesto, junto a las necesidades se extiende un bosque de deseos, intereses, suspicacias, estrategias… Pero la raíz hay que encontrarla ahí: en la necesidad. La necesidad de que me escuchen, la necesidad de autoafirmarme, la necesidad de que me digan que soy genial, la necesidad de controlar al otro, que es el primer paso para dominarlo e imponerle mi criterio.

Dicho así suena a tragedia griega, pero podemos observarlo en el nivel micro. Las peleas entre niños pequeños en una guardería ya son reflejo de todo esto y, a partir de ahí, cualquier pequeña o gran guerra que podáis imaginar entre amigos, con la familia, en el trabajo o en cualquier otro contexto. El conflicto tiene varios mecanismos reguladores y uno de los más poderosos es la venganza, que no es sino un método para reparar el daño que se me ha hecho…Pero de una manera poco asertiva. La venganza puede ser terrible, como la que utilizan los dioses para amenazarnos, o puede ser la ‘puyita’ malvada con la que contestas a tu amiga cuando te dice algo que no te ha gustado. Qué decir del reproche, que es la manera en que se presentarle la afrenta que me hizo pero al cabo del tiempo: cocinada, recalentada y bien presentada en el plato.

discusion_pareja

Discutir, enfadarse, distanciarse, es normal. Reconciliarse después o no es una opción que cada uno tiene que escoger. No es fácil, ya que también tiene sus propios mecanismos reguladores. Dar importancia al afecto y a la historia compartida por las dos partes en conflicto es uno de ellos. El rencor es su contrario. Dice el psiquiatra Enrique Rojas que para perdonar es necesario “no llevar cuentas de los fallos del otro”, es decir, no tener preparada para desenfundar la lista de todo lo que nos molesta de la otra persona y de todas aquellas terribles cosas que nos hizo.

El perdón es un tema complejo en el que no entraremos aquí, por sus implicaciones en temas muy graves para algunas personas. Sin embargo, podemos aplicar todo esto a nuestra vida cotidiana, a nuestras guerrillas que no son de vida o muerte, pero que ensucian nuestra convivencia diaria. Entonces nos daremos cuenta de que, si tomamos la decisión de pasar página y conservar la relación con la otra persona dando importancia al afecto e historia compartidos, es necesario tomar una serie de compromisos que van más allá de no retirarnos el saludo o seguir tratándonos con simpatía congelada.

Dejar a un lado la lista de agravios, ceder, reconocer los cambios de la otra persona, no hacer leña del árbol caído si somos nosotros los ofendidos, llevar a cabo acciones claras de reparación si somos los que nos hemos equivocado, comunicarnos y darnos tiempo para suavizar los restos de rencor son elementos necesarios para lo que conocemos como “hacer las paces”.

Las rencillas tienen una asombrosa capacidad para no respetar los límites que les imponemos: tienden a irradiar, a envenenar a los que están al rededor. Hacer las paces de verdad es cortar este proceso y diseñar un futuro en común en el que es mucho más agradable estar juntos y en compañía que refunfuñando y lanzándonos dardos envenenados.

rafael_san_roman

Rafael San Román es licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, terapeuta especializado en counselling y terapias de tercera generación, formador en talleres sobre duelo y pérdidas y autor del blog Psicoduelo

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367