El color negro se adueña de la Alfombra Roja de los Premios BAFTA

La 71 edición de los premios de la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión, los Premios BAFTA, se celebró anoche en el Royal Albert Hall de Londres. Los premios BAFTA son considerados un importante indicador del posible éxito de una cinta en los Oscar que se celebrarán en dos semanas en Hollywood.

“Tres anuncios en las afueras” fue sin duda la gran triunfadora de la noche. El mexicano Guillermo del Toro obtuvo el premio a Mejor Director con su película “La forma del agua”. Martin McDonagh, director de la cinta más premiada, se llevó 5 galardones de los más importantes: Mejor película, Mejor actriz, Mejor película británica, Mejor actor de reparto y Mejor guión.

Los Premios BAFTA nos han regalado unos looks espectaculares, como cada evento de este calibre. Pero este año ha sido diferente a los demás, ya que la alfombra roja se ha teñido de negro. Igual que en los Globos de Oro, los invitados han acudido vestidos de negro a los premios de la Academia británica de cine para protestar contra el acoso y los abusos sexuales que se encuentran a la orden del día. Los presentes decidieron apostar por lucir vestidos de una gran diversidad de firmas de lujo, pero todos tenían algo en común, el color. Angelina Jolie apostó por un vestido de la firma Ralph & Russo. La actriz Jennifer Lawrence por un Dior Alta Costura. Salma Hayek, que publicó una carta en The New York Times relatando los abusos que había sufrido por parte de Westein, lució un vestido de Gucci. Lupita Nyong’o eligió un diseño de Dior. Margot Robbie también estuvo presente, radiante con un diseño de Givenchy. Chanel vistió a Saoirse Ronan, firmando el vestido con el que la actriz ha querido mostrar su solidaridad con los movimientos #metoo y Time’s Up. Y así, una lista interminable de celebrities que se unieron en la lucha por una misma causa.

 

 

Kate Middleton acaparó todas las miradas y no sólo por su evidente embarazo. La casa real no se manifestó al respecto de la iniciativa de la mayoría de los invitados y toda la atención recayó sobre el vestido verde de la duquesa de Cambridge. Apareció con un diseño verde botella de una de sus marcas favoritas, Jenny Packham. Los usuarios de Twitter y gran parte de los espectadores de los Premios esperaban cualquier señal de solidaridad con los movimientos que actualmente están logrando acumular grandes sumas de dinero para luchar contra el abuso. Pero los miembros de la familia real no pueden abrazar ningun movimiento político o social y el protocolo dicta que deben mostrarse siempre neutrales. Y eso es exactamente lo que hizo Kate Middleton, mantenerse al margen de cualquier polémica. No se trata de algo personal, es el dress code oficial que hay que respetar a pesar de todo, y de todos.

A pesar de la polémica, el vestido de Middleton tiene un detalle en el que vale la pena fijarse, el diseño que escogió presentaba un escote adornado por un lazo de color negro. Este detalle -ubicado en la parte inferior del pecho- podría ser un guiño al movimiento al que se sumaron los demás invitados. Podría ser un gesto de afinidad a las iniciativas, rechazando así todo tipo de acoso en la industria del entretenimiento o en el día a día de cualquier persona.

¿Empatía con los movimientos #Metoo y Time’s Up o protocolo requerido por la Casa Real? 

Imágenes: Instyle.es

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *