Dime qué color de rosa quieres y te diré cómo eres

Hoy, día en que Catalunya se viste de romanticismo a base de rosas y libros por Sant Jordi, no podíamos perder la oportunidad de ‘psicoanalizarnos’ en función de nuestro color de rosa predilecto. Aunque las más típicas son las rojas, las hay (como una servidora) que enloquecemos con el amarillo, otras se embelesan con el azul, las hay que las piden de color naranja… Y… ¿por qué? ¿qué tiene que ver con nuestra personalidad? Aquí tenéis la respuesta a muchas de vuestras preguntas…

Rosa roja

Rosas rojas: Simbolizan la pasión, la sensualidad, la excitación… Si os encantan es porque sois atrevidas, desinhibidas y derrocháis seguridad en vosotras mismas. No hay color más llamativo ni más romántico, de ahí que siempre se asocie este color a celebraciones como la de Sant Jordi. Aún así, también significan amistad y respeto.

 

Rosa blanca

 

Rosas blancas: Si os encantan estas rosas destiláis pureza, candidez e inocencia. Sois tiernas, dulces y os gusta que os mimen. Estas rosas simbolizan también el amor eterno, de ahí que sea utilizado por muchas novias en sus ramos de boda.

 

 

Rosa rosa

Rosas rosas: Las pediréis si estáis cargadas de dulzura y buenas intenciones. Simbolizan a las personas, gentiles, admirables, cariñosas y, sobre todo, de fiar. Estas características también se atribuye a la persona que las regala, si no le habéis solicitado ningún color en concreto previamente.

 

Rosa amarilla

 

Rosas amarillas: Representan alegría, genialidad y buenas vibraciones y serán vuestra elección si sois extrovertidas, atípicas y enemigas de la rutina. No apta, obviamente, para supersticiosas.

 

 

Rosa naranja

 

 

Rosas naranjas: Serán vuestra primera elección si sois entusiastas, pasionales y exóticas.

 

Rosa lila

 

Rosas lilas: Son poco convencionales pero si ‘obligáis’ a vuestra pareja a encontrar las rosas de este color es porque sois nobles, seductoras y muy femeninas.

 

 

Rosa verde

 

Rosas verdes: Os gustarán si sois optimistas y habéis convertido el equilibrio entre cuerpo y mente en una filosofía de vida.

¿Qué decís? ¿Se adapta el color de las rosas a vuestra personalidad?

Imagen: Corbis Images

Autor: Elena Fernández

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *