De profesión… Business Angel

La inversión privada procedente de los denominados Business Angels, es actualmente una de las principales fuentes de financiación de proyectos emprendedores tanto en España como en todo el mundo.

En 2011 este tipo de inversores inyectaron 59,5 millones de euros en un total de 179 operaciones de financiación. Por ello, “cazar” a un Business Angels se ha convertido en una de las mayores preocupaciones para los emprendedores. Estamos acostumbrados a observar este panorama desde la óptica de aquellos que buscan inversión e inconscientemente, hemos creado un cierto halo de misticismo alrededor de los BA. Sin embargo, la realidad se aleja ciertamente de este punto de vista. De hecho, la mayoría de los Business Angels, con inversiones que habitualmente pueden alcanzar hasta los 60.000 euros, no se consideran como tal.

Actualmente, una gran parte de las inversiones en startups procede de los denominados Friends & Family, personas de círculos cercanos que ante la necesidad de un familiar o amigo deciden ayudar económicamente al desarrollo de un proyecto. Los BA “puros” por denominarlos de alguna manera, integran un tercer tipo de inversor que no encajan en la definición de amigo o de familiar, son los denominados “Fools” (locos).  “Invierten su dinero en empresas de gente que no conocen, y con quien no les une ningún lazo de amistad o familiar, esto es lo que hace que el proceso sea más profesional y los análisis sean más serios”, explica Jesús Benito, Socio Ejecutivo de InvestBAN y experto en el área.

Independientemente de su vinculación o no con el proyecto, la razón que verdaderamente convierte a un inversor en un Business Angel son las cifras; dos o tres años de actividad, un mínimo de tres o cuatro proyectos invertidos, y unos 100.000 € invertidos.

Empresarios, directivos, inversores profesionales, consultores financieros y personas con capacidad financiera son los perfiles con mayor interés en contribuir a lanzar proyectos empresariales, a los que habría que añadir a los “pequeños ahorradores”. A pesar de tener una capacidad adquisitiva menor, el número de inversionistas de cantidades menores está incrementándose. El objetivo es obtener una rentabilidad haciendo un uso consciente de un dinero ahorrado.

“Hay un gran número de profesionales que desconoce las ventajas de convertirse en un Business Angel. Se trata de una nueva opción empresarial, en donde el éxito radica principalmente en el conocimiento y no tanto en la fortuna, como se ha comentado demasiado en el pasado“, explica Jesús Benito.

La falta de experiencia o de herramientas por parte de este tipo de inversores, dificulta la obtención de resultados. De hecho, el 73% de los Business Angels o inversores privados considera que no tiene las herramientas suficientes para identificar los mejores proyectos, según datos de InvestBAN, razón por la cual se están multiplicando las opciones de formación en las que se abordan aspectos como el análisis de oportunidades, la valoración de proyectos, los mecanismos de salida o la protección de la inversión.

A pesar de todo, no existe una ciencia cierta que determine cuándo ha llegado el momento de invertir o no, aunque por regla general, los expertos explican que se puede considerar el momento adecuado cuando se encuentra el proyecto adecuado. “Lo importante es ser capaz de determinar la calidad de los proyectos. Además hay que tener en cuenta el momento personal del potencial BAs, pues es conveniente que su situación financiera y profesional sea desahogada”, precisa Jesús Benito.

Los aspectos a tener en cuenta para encontrar el proyecto adecuado pasan por detectar un modelo de negocio viable, “que resuelva algún problema o cubra alguna necesidad, por la alguien esté en disposición de pagar por ella. Que se haya testeado comercialmente, y claramente que tenga potencial de crecimiento. Si además es un gran generador de caja y hay opciones de salida, mejor”.

En el proceso de invertir, la intuición y el buen olfato son un valor añadido importante, pero no tanto como una experiencia y una formación basada en criterios contrastados y racionales. Con la formación adecuada y una situación financiera viable, convertirse en un BAs puede ser una alternativa para obtener ingresos que está comenzando a crecer de forma notable.

Artículo redactado por Marta Cáceres – Womenalia

Sigue a Marta Cáceres en Twitter: @martacaceres_sm

Imagen: Corbis

Autor: Womenalia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *