David Beckham y H&M, preparados para revolucionar la Super Bowl

Quitaos las caretas y reconocedlo: muchas de vosotras empezasteis a tolerar el fútbol gracias a David Beckham. Su llegada al Real Madrid, donde jugó de 2003 a 2007, solventó más de una crisis de pareja (ver el fútbol ganó atractivo y redujo discusiones) y, a día de hoy, su sombra sigue siendo tan alargada entre los aficionados futboleros como entre las más fervientes seguidoras de sus atributos físicos.

Y es que a Beckham, argumentos para conquistar no le faltan. Es guapo, tiene un cuerpo de escándalo, tatuajes que incentivan su versión más rebelde… Por ello es un icono publicitario y las marcas se lo siguen rifando después de su retirada sobre los terrenos de juego, el pasado mes de mayo.

Una de las firmas que no le quita la vista de encima es H&M, con quien Beckham lleva trabajando desde 2012. Este año, el futbolista inglés presentará su quinta colección con el gigante sueco y, nuevamente, no piensa pasar inadvertido. En unos tiempos en los que creemos que ya está todo inventado y no hay lugar para la innovación, H&M y Beckham han dado un paso más para ofrecer una campaña publicitaria tan original como impactante y que tendrá lugar en un escenario único: la Super Bowl.

Para las que no estéis al día del asunto, explicaros que la Super Bowl es el partido final de la National Football League (NFL), el campeonato profesional de fútbol americano en Estados Unidos, y que el año pasado aglutinó frente al televisor a nada más y nada menos que 111,3 millones de espectadores.

Con tal cantidad de seguidores, os podéis hacer una idea del impacto que tiene este evento deportivo y de las cuantías económicas que pagan los anunciantes para formar parte de él. Este año, uno de ellos será, como os comentaba, H&M con un spot de 30 segundos protagonizado por Beckham y con una particularidad: todos los que posean una televisión inteligente podrán comprar en tiempo real las prendas que aparezcan en el anuncio a través de un sistema que ya se está instalando en las televisiones por cable estadounidenses.

Una iniciativa única y que puede resultar muy rentable para H&M si agrada a los norteamericanos. Además, se trata de una nueva muestra de que la publicidad no tiene fronteras y que aún tiene muchas opciones de reinventarse. La firma sueca lo ha demostrado de la mano de Beckham, un valor seguro.

Imagen: H&M

Autor: Elena Fernández

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *