DAPS, la apuesta cosmopolita para ir de afterwork

Acudimos a la inauguración del nuevo restaurante Daps. El estilo cosmopolita y acoger nos invitó a desconectar de nuestra rutina laboral.

Cosmopolita y auténtico, así es el nuevo Daps, que ayer, 7 de abril, abrió de nuevo sus puertas amadrinado por una gran novedad que seguro va a gustar: “Daps Bar”, una zona casual presidida por una barra central donde se sirven desayunos, aperitivos, comidas, meriendas, cócteles y cenas non stop en un ambiente más desenfadado. DAPS renace para convertirse en un punto de referencia en el barrio y en Barcelona, ideal para ir de afterwork.

Situado en Avenida Diagonal 469, esquina con Villaroel, Daps estrena nueva imagen de la mano de la interiorista Isabel López, que inspirándose en la exposición “Small Building” en el Victoria & Albert Museum, ha experimentado con las diferentes texturas de la madera, al modo tradicional japonés. El resultado es un espacio vanguardista a la vez que sincero y acogedor, que te hace sentir como en casa.

La sobriedad de la madera contrasta con los colores vivos de las sillas y las cristaleras. Las sillas están construidas con materiales reciclados, provenientes de las conocidas aguas con gas, de ahí su color verde botella. En las cristaleras, que rodean todo el local, se dibujan unas banderolas verdes, amarillas y violáceas, que reclaman inevitablemente la atención desde Diagonal y Villaroel. Todo ello se combina con una magia especial que envuelve el local; son los espejos, que colocados estratégicamente juegan a confundir exterior e interior.

El restaurante Daps estrena nueva imagen

En esta nueva etapa, Daps apuesta por ampliar su oferta gastronómica contando con una gama de productos de alta calidad. Entre ellos, encontramos el jamón Andreu, anchoas del Cantábrico, o una carta de desayunos de calidad en la que se combinan los donuts de toda la vida con briox de salmón y mozzarella o croissants de jamón de bellota y queso brie. También destaca la carta de gin-tonics, que cuenta con 10 referencias, desde los clásicos hasta combinaciones exóticas, como Martins’Miller con grosella salvaje o G’vine con lima y un poco de sichuán.

Autor: Judit Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *