Creatividad entre fogones

Todo en la vida es arte, pues se
basa en la creatividad. Cada acto que realizamos, incluso en cosas
tan cotidianas como cocinar, es una expresión de nuestra capacidad
de crear.

Los alimentos se pueden combinar
siguiendo varios criterios: sabores, gustos o limitación; con unos
cuantos ingredientes podemos lograr una comida saludable y que nos
satisfaga. Sin embargo, como en cualquier arte, es necesario tener
una base de conocimientos sobre nutrición
para saber qué
alimentos no es recomendable mezclar para nuestro organismo, pues si
bien todos son necesarios unos pueden anular las propiedades de otros
al ingerirlos al mismo tiempo, impidiendo en algunos casos la
correcta digestión. Podemos encontrar información detallada al
respecto en Biomanantial.

Si los grandes cocineros pueden
innovar, crear nuevas recetas y triunfar con la mezcla de sabores
¿por qué nosotras no? A un nivel más reducido, pero no más
humilde, podemos triunfar con nuestros platos ante nuestra familia o
amigos
o solo ante nosotras, que eso ya está muy bien. Entra en la
cocina, mira de qué ingredientes dispones, combínalos y empieza a
soltar tu imaginación.

El ingenio es algo que utilizamos a
cada momento sin darnos cuenta, resolvemos situaciones todos los
días, poco problemáticas o dificultosas; nuestra imaginación
está activa en todo momento.
Prestarle atención y expandirla
hace que logremos encontrar la forma de conseguir lo que queremos,
aprendemos de nosotras, por lo que no debemos bloquearla sino
utilizarla en las grandes y pequeñas cosas que hacemos todos los
días. Cocinar probablemente es uno de los actos que más
repetimos y por lo tanto requiere creatividad.

Además, la creatividad en la cocina puede ayudarnos a disminuir los
gastos en alimentación sin que sea perjudicial para nuestra salud.

Autor: Elena Estepa Estrella

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *