Consejos prácticos para viajar a Dublín

Dublín es una ciudad ideal para visitar en un fin de semana. Fundada por los vikingos a principios del siglo IX,  la capital irlandesa se ha convertido en una ciudad moderna y con mucha historia. Te encantará por su animado centro histórico, además por los verdes paisajes, por lo que Dublín está recomendada para los urbanitas y los amantes de la naturaleza.

Para empezar la visita, lo mejor es ir al Temple Bar que es el barrio más vivo y está lleno de música callejera, bares, pubs y restaurantes. En este lugar puedes tomar una pinta de Guinness en alguno de los pubs irlandeses de la zona. También puedes cenar por el área y dar un paseo por Grafton Street.

Al otro día, comienza la visita en la Cárcel de Kilmainham donde conocerás donde vivieron presos muy famosos. Luego, camina por la calle Old Kilmainhan para que llegues a la Fábrica de Guinness y conozcas cómo se fabrica la famosa cerveza. Cuando salgas de la fábrica toca conocer la Catedral Christ Church y al sur por Nicholas Street llegarás a la Catedral de San Patricio que es la iglesia más importante de la ciudad.

Si quieres ir de comprar, comienza el recorrido por Grafton Street y llega hasta St. Stephen Green Shopping Centre, donde te encontrarás con los almacenes Brown Thomas que son los más famosos de la ciudad. Para seguir con las compras, te recomendamos los centros comerciales Powerscourt Townhouse Centre y George Street Arcade. Tampoco te olvides de O’ Connel Street y Henry Street que están llenas de tiendas. Luego de tanta caminata, te mereces tomar una cerveza en The Church, una iglesia reconvertida en un pub.

El segundo día de la visita puedes comenzarlo en Trinity College que es uno de los símbolos de la ciudad y una de las universidades más antiguos del mundo. Dentro puedes visitar la Antigua Biblioteca y la exposición sobre el Libro de Kells. Cuando termines la visita, tomar Nassau Street y sigue hasta Merrion Square donde te encontrarás la estatua de Oscar Wilde. 

Para conocer un poco más la historia de la ciudad, en una esquina contraria al parque se encuentra la Casa Número 29, un edificio donde se muestra la vida antigua en Dublín. Otras visitas culturales son a la Galería Nacional de Irlanda, el Museo de Historia Natural, el Museo Nacional de Arqueología, la Biblioteca Nacional y al finalizar, vete al parque St Stephens Green.

 Imagen: gq.com.mx

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *