En busca de la sensualidad… ¿Puedo ser tan sexy como ellas?

Volvemos a los clásicos, que son los que más historia tienen. Los que más memorias nos hacen recordar y de los que más podemos aprender. Una época marcada por los cambios, por la evolución y sobre todo por la fortaleza de muchas mujeres que llegaron a ser mucho más que cuerpos bonitos.

Comenzaron por sus sensuales curvas. Demostraron su fuerte personalidad. Y se proclamaron divas del mundo, prácticamente. ¿O es que nadie conoce a Marilyn Monroe o a Briggitte Bardot? Ahora, les siguen una fuerte oleada de nuevas mujeres, de este siglo, de esta historia.

Angelina Jolie, Megan Fox, Michelle Pheipher son solo algunas de ellas. En definitiva, un arsenal de cuerpos que no solo son, o fueron, cuerpos. Sino que demostraron con su trabajo, con su esfuerzo y con su sensualidad innata a la hora de hacer las cosas que ser sexy nunca ha estado sobrevalorado. Y que podemos ser sexy por otras muchas razones, además de las físicas.

Por ello, hoy en Nosotras, queremos daros una lección de estilo, a través de ellas. Queremos mostraros cómo es posible ganarnos el encanto de los hombres, encandilarlos y seducirles sin nada aproximadamente sexual. Obviamente, si a tus encantos les sumas la parte más abrumadora de tus curvas, lo tendrás ganado. Pero hoy queremos saber ¿cómo ser tan sexy como ellas sin morir en el intento?

Porque las comparaciones son odiosas, sí. Razón por la cual debemos extrapolar estas consejos y llevarlos a Nosotras mismas. Debes sentirte poderosa con lo que haces. Y esa será la impresión que transmitirás a los demás. Nuestra intención no es otra sino la de romper barreras y demostrar cómo la femenidad puede resultar sexy sin caer en lo morboso, sin caer en lo chavacano.

Una cara bonita lo es todo, sí. Y al mismo tiempo no es nada. Porque, seguro que a muchas de vosotras os ha ocurrido, muchos trabajos y muchas responsabilidades son cuestionadas por contar con belleza. Puede que ahí actúen clichés sociales como el machismo o incluso entre Nosotras, feminismo. Pero tenemos que ser más fuertes que todo eso, y demostrar que valemos porque lo valemos.

Ser sexy puede ser contemplado desde muchas vertientes. Una de ellas es tener un cuerpo bonito, moverte de forma armónica o tener unos gestos seductores y muy ligeros. Pero no solo actúa lo físico… Como te decíamos, el impetud que le pones a la vida, la forma que tienes de ver las cosas, el valor que demuestras y la valentía con la que afrontas los retos, también son sinónimos de sensualidad.

Ellas comenzaron siendo reconocidas como iconos sexuales. Pero poco a poco demostraron lo capaces que eran de desempeñar su trabajo. Y fueron consideradas iconos también de mujer. Tanto que incluso ahora las recordamos, después de tanto tiempo. Tú, a pequeña escala y en tu círculo en el que te mueves, también puedes llevarlo a cabo.

Y siempre demostrando que, en muchas ocasiones, los aspectos más sólidos de tu personalidad son los que más puntos tienen para enamorar a los hombres. No lo olvides y comienza a mostrarte como una mujer poderosa, sabia y elegante. Ellos lo verán, creénos. Y tú, te sentirás más realizada que nunca.

Imagen: fanpop.com.

Autor: Katia Toran

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *