¿Cómo está afectando la crisis económica a la mujer?

España tiene la mayor tasa de paro femenino de la Unión Europea, según datos publicados recientemente por el Instituto de Estudios Económicos (IEE), referentes al pasado año. Sin embargo, la pérdida de empleo por la crisis está afectando más al hombre que a la mujer, que resiste con mayor firmeza. La mujer está captando, por otra parte, la mayoría de los puestos de trabajo que se crean. Pero ¿a qué se debe este cambio de tendencia?

Se dice que en tiempos de crisis la mujer mejora la economía de un país y se convierte en factor clave de desarrollo económico. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) así lo demuestran: A lo largo de las últimas décadas y en períodos de crisis, la tasa de ocupación femenina ha superado a la masculina.

Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), realizada por el INE, durante el pasado año el número de hombres parados creció casi el doble que el de las mujeres, un 92% frente a un 45%.

La destrucción de empleo en sectores como la construcción y el automóvil, con mayor presencia masculina, explican en parte esta diferencia, mientras que los sectores en los que la mujer tiende a ocupar puestos de trabajo están saliendo más airosos de la crisis (enseñanza, sanidad, etc.)

Por otro lado, según estas mismas fuentes, la crisis ha acelerado la incorporación de la mujer al mercado laboral, aumentando la tasa de actividad femenina del 49,37% en 2007 al 51,38% en 2008; mientras que la masculina ha descendido ligeramente, del 69,23% al 69,21%.

Además, en épocas de crisis, se suma el hecho de que en muchos hogares existe uno o más componentes en situación de paro laboral, lo que precipita que muchas mujeres que anteriormente no trabajaban fuera de casa, hayan salido a buscar un empleo. Por otra parte, muchos hogares se sostienen ahora con un sueldo femenino, pese a que éste sigue siendo más bajo que el masculino.

Otra tendencia que se está observando, debido al fuerte desempleo masculino, es que muchas mujeres han tenido que renunciar a sus jornadas reducidas e incorporarse en el trabajo a tiempo completo.

El sector servicios, pese a estar muy castigado por la crisis, sigue destacando como el mayor generador de empleo femenino, contratando a casi la mitad del total de trabajadoras (49,5%). El segundo sector que más emplea a las mujeres en España es la industria, con un 31,4%.

La Fundación Adecco, por otra parte, demuestra en un estudio que los efectos de la crisis económica no han repercutido en el perfil de la mujer trabajadora en España: sigue siendo el de una ‘joven, de entre 18 y 30 años, con estudios elementales, y que desarrolla su carrera profesional en el sector servicios, a jornada completa’.

Por otro lado, si la situación continúa como hasta ahora, de cada 100 empleos, 30 se perderán en la construcción y sólo 12 en servicios, industria y agricultura, en los que el número de trabajadoras es más alto, según datos del “Observatorio Laboral de la Crisis” de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA).

Sin embargo, frente a estos datos de empleo femenino más o menos alentadores, y según afirma un estudio realizado por el Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer a más de 1.000 mujeres con edades comprendidas entre los 21 y 65 años, más del 40 por ciento de las mujeres españolas padece ansiedad por tener que compaginar la vida laboral y familiar durante la crisis.

Según estas mismas fuentes, el hecho de que la mujer asuma hoy en día diferentes roles como el de ama de casa, cuidadora de su familia o trabajadora remunerada, hacen que también sienta más responsabilidad ante las consecuencias que la crisis económica puede provocar, tanto en su ámbito profesional como familiar. En consecuencia, es más propensa a sufrir estrés y ansiedad.

Sin embargo, y según mantienen algunos analistas, todo tiempo de crisis es una oportunidad para el cambio. Casualmente la palabra crisis en japonés se compone de dos ideogramas que significan ‘peligro’, pero también ‘oportunidad’… Quizá esto nos sirva para reflexionar y ver las cosas con mejor ánimo.

Autor: Amparo Suay

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *