Claves para deprimirse

En este artículo voy a presentaros las principales claves para que caigamos en uno de los mayores males de nuestro siglo: La depresión. Y es que nosotros tenemos un papel fundamental tanto para deprimirnos como para superar la tristeza. Todos sabemos que determinados acontecimientos vitales, como la pérdida del empleo, la jubilación, las enfermedades, las rupturas sentimentales o las pérdidas personales, son sucesos que favorecen que nos deprimamos.

Sin embargo, la psicología moderna ha demostrado, que lo que nos deprime no son los acontecimientos negativos que atravesamos, sino lo que nos decimos, sentimos y hacemos, frente a esos sucesos una vez que han tenido lugar.

Aunque muchas penséis que me he vuelto loco, quiero decir que deprimirse no es nada fácil. Pensad todas las que tenéis un buen estado de ánimo qué haríais si tuvierais que deprimiros en digamos… un mes. ¿Lo conseguiríais?

Seguramente con mucho esfuerzo y constancia podríais conseguirlo. No se lo aconsejo hacer a nadie, pero es importante conocer estas claves expresadas en tono de humor, sin ánimo de ofender, para saber lo que no hay que hacer o lo que hay que dejar de hacer para salir de este problema tan incapacitante.

  • Intentar ver en todas las situaciones los factores negativos: Todo en la vida tiene dos caras, una buena y otra mala, que aparecen de manera simultánea, de modo que podemos centrar toda nuestra atención en la peor cara.
  • Aprovechar cada momento para recordar los sucesos negativos: La repetición de los mensajes e imágenes “desagradables” ayudarán a mantener el estado de ánimo bajo.
  • Exagerar la gravedad de los pequeños desastres que vivimos a diario: los atascos, las broncas, gente que nos habla mal, gente que no nos reconoce los méritos…Todas ellas son situaciones fáciles de vivir y que pueden suponer una gran fuente de insatisfacción. El truco está en pensar que estos desaires ¡son horribles y no los podemos soportar!
  • No realizar ninguna actividad agradable: De este modo, quedar con amigos, salir a pasear, comer algo que nos guste, arreglarnos o darnos un baño relajante, serán actividades totalmente prohibidas. Si al dejar de hacer cosas nos sobra tiempo, aprovecharemos para practicar el segundo punto ya comentado.
  • No poner en marcha ninguna acción dirigida a solucionar los problemas ni darle la vuelta a la situación: Debemos mantenernos rígidos, inflexibles y en lugar de resolver, repetirnos lo injusta que es la vida o la mala suerte que tenemos.
  • Tratar de generar otros problemas colaterales: Una vez conseguimos la actitud negativa con los ejercicios anteriores, ahora trataremos que se vean afectadas otras áreas de nuestra vida, como si de un elefante en el medio de una cacharrería se tratara.

Si nos esforzamos en estos apartados y no dejamos que nuestro buen humor interfiera, quizás alguna persona consiga deprimirse, ¡pero no sin esfuerzo!

La depresión no es repentina. Es un proceso que comienza generalmente con un suceso que nosotros mismos catalogamos como “muy malo”, “terrible”, “injusto”, “tremendamente desagradable”… Y lo vivimos con tristeza y frustración.

Este es sólo el comienzo, ya que esa tristeza sólo se convierte en depresión cuando aplicamos uno a uno los aparatados descritos. Cuanto peor nos encontremos, más fáciles serán de poner en práctica. Es como si la depresión fuera un ente que nos impulsa a mantenernos en ese estado de tristeza, haciendo que cualquier intento por salir de ella se convierta en un muro tan alto que nos veamos incapaces de saltar. Cualquier problema se multiplica por mil cuando estamos deprimidos.

Lo que debemos saber es que ese “ente” no es ni más ni menos que nuestra propia mente. Si en este momento detectamos algunos de estos pensamientos, lo más aconsejable es luchar con todas nuestras fuerzas, para poner en práctica los consejos contrarios a los que aquí os he explicado, porque por muy negativo que sea aquello que nos haya tocado vivir, estar deprimido no mejorará la situación. ¡Trabajemos por acabar con este mal!

*Raúl Gutiérrez es psicólogo y autor del libro Autoestima, habilidades sociales y asertividad.

Autor: Raúl Gutiérrez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367