Cannes, la sede del Festival

Cannes es una de las ciudades más famosas de Francia y esto se debe en gran medida por su Festival de Cine y por todo el lujo y glamour presentes en sus calles y plazas.

La ciudad francesa de Cannes es conocida por todos por ser la sede de uno de los más prestigiosos festivales de cine a nivel internacional, a la vez que uno de los más veteranos y uno de los que cuentan con la presencia de los personajes más destacados de la actualidad cinematográfica.

Desde 1939, las estrellas más destacadas del panorama cinematográfico actual se dan cita durante aproximadamente una semana para recibir los que son unos de los premios más importantes del año. En 2012, el Festival de Cannes se celebrará durante la segunda quincena de mayo.

Buena parte del resto de la ciudad de Cannes está impregnada por el espíritu del lujo que rodea al conocido festival y puedes además conocer sus zonas de interés con sus edificios y monumentos. La zona de La Croisette es un buen ejemplo; es el lugar ideal para caminar por el paseo marítimo de Cannes contemplando impresionantes yates y disfrutando de los mejores y más lujosos bares y restaurantes.

Pero Cannes es mucho más que su famoso festival, en esta ciudad puedes conocer la zona de Le Suquet, en el casco histórico de la ciudad, que bien merece una visita.

Le Suquet es una zona antigua, formada por calles estrechas, sinuosas, con contínuas pendientes transmiten al turista una sensación especial, la de haber retrocedido varios siglos en el tiempo.

Este es un sitio pintoresco que proporciona unas vistas impresionantes del resto de Cannes, y que muy pocos dirían que forma parte de la misma ciudad que el famoso Festival de Cannes. Eso sí, dispone de multitud de restaurantes que la convierten en una zona muy animada y concurrida por los turistas y nativos.

Y si se quiere huir del bullicio habitual que tiene una ciudad como Cannes y estar en contacto permanente con la naturaleza, nada mejor que una visita a las paradisíacas Islas de Lerins, situadas a apenas unos minutos en barco frente a las costas de Cannes.

Entre estas islas destacamos Sainte-Marguerite, con su increíble riqueza botánica y Saint-Honorat, con su abadía fortificada que sirve como residencia a una congregación de monjes, son dos lugares donde encontrar la paz necesaria para desconectar durante unos días de las preocupaciones cotidianas.

Autor: Mary Esther Campusano

Redactora de contenidos, amantes de los viajes y los felinos.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *