Cambio de hora ¡Momento de adelantar el reloj!

Con la llegada de la primavera y el último fin de semana de
marzo, despedimos estación y horario de
invierno. Entre la noche del sábado y el domingo adelantaremos una hora los
relojes para disfrutar de más luz solar durante el día.

Este fin de semana dormiremos una hora menos, y todo ello
gracias al cambio de hora que está programado para la madrugada de este
domingo. A las dos de la mañana serán las tres. La polémica está servida: hay personas
que se quejan porque el cambio les trastorna el sueño, otras porque dicen que se
vuelven a levantar aún de noche (por las madrugadoras) y otras porque lo
encuentran una auténtica estupidez.

Sin embargo, ya hay algunos países que han decidido cambiar de hora por
última vez
, uno de ellos Rusia, que ha puesto punto y final a esta tradición
coincidente con el cambio de estación. A partir del próximo otoño el ex gigante
soviético no volverá a cambiar al horario de invierno. Otros países que tampoco
realizan este cambio son muchos situados en el ecuador, e incluso en África
donde el cambio de estación apenas significa un cambio solar.

¿Por qué este cambio? La primera vez que se realizó este
cambio fue durante la I Guerra Mundial, por una simple crisis del carbón. Sin embargo,
no se generalizó el cambio hasta la
década de los 70 del pasado siglo por la crisis del petróleo. El objetivo es
adaptarse a los cambios de luminosidad
y usar menos electricidad al aprovechar
mejor la luz natural, la del sol.

Esta medida tiene por objetivo ahorrar en consumo
eléctrico
. Según el Ministerio de Industria español el potencial de ahorro en
iluminación puede llegar al 5% en consumo eléctrico, equivalente a unos 300
millones de euros. A los hogares correspondería unos 90 millones (6 euros por
hogar) y los 210 millones restantes de autónomos e industria. Con la que está cayendo, nada más que estamos para ahorrar.

Este cambio de hora, según los expertos, no sólo beneficia
el ahorro energético, sino que también repercute de forma positiva en otros
campos de la vida, como la salud, el turismo o la seguridad vial
. Aunque durmáis menos, ¿no notáis estos meses
que estáis más alegres? Seguro que sí. Recordad, a las dos serán las tres,
¡aflojad vuestras manillas! ¡Feliz cambio de hora!

Autor: R.S. Sanchez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *