Bridget Jones no estaba muerta, sólo estaba de vacaciones

Regresan las aventuras de la destacada anti-heroína.

Justo cuando creíamos que el chick lit había muerto va y regresa Bridget Jones en su última aventura titulada: “Bridget Jones: Mad About The Boy (Loca por el chico)”. Vuelve al panorama literario para reanimar un género que en los últimos años había sufrido un bajón considerable; no en vano su época dorada fue a finales de los noventa, principios de la primera década del dos mil.

Y es que algo está claro: Los gustos cambian y las lectoras maduran. Es lógico que aquéllas que se sintieron identificadas con todas aquellas protagonistas treintañeras que siendo las perfectas anti-heroínas lograban sus objetivos profesionales y sentimentales atravesando periplos personales increíbles, hoy en día no conecten con ésas mismas mujeres que tan buenos ratos les hicieron pasar.

¿Sabéis por qué? ¡Porque el tiempo pasa y nos hacemos mayores! Nuestras preocupaciones actuales no son las mismas que las que ocupaban nuestras cabecitas por aquel entonces. Hoy en día nuestros problemas son otros y el contexto que nos rodea ha cambiado de manera diametral.

Y así es como regresa Bridget, madurita y puesta al día. Vuelve quince años después de la publicación de su secuela literaria: “Bridget Jones: The Edge of Reason”. Su retorno al panorama literario ha sido envuelto en cierta polémica pues Mark Darcy —El hombre con el que se casó— ha muerto. Helen Fielding ha decidido matarlo y presentarnos a una Bridget viuda, con dos hijos, enganchada a Twitter y colgada de un chico mucho más joven que ella.  Fielding declaró que no tuvo más opción que matar a Darcy para que la historia de Bridget pudiera seguir adelante:

El libro que quería escribir no era sobre domesticidad y matrimonio. Era sobre Bridget luchando con los obstáculos que le depara la vida” —dijo la autora durante un almuerzo en un restaurante de Londres— “Era Bridget como madre soltera en la era de la tecnología. Y redescubriendo su sexualidad. Era madre y la perdió en medio de los pañales y el ajetreo. Creo que muchas mujeres pasan por eso”.

Así que… Mark Darcy o lo que es lo mismo Collin Firth —El actor que le dio vida junto a Renée Zellweger y Hugh Grant en la gran pantalla— ha muerto. Toda una revelación que demuestra que después de ese final feliz que tanto ansiamos siempre suceden cosas; a veces malas. Pero eso no tiene que acabar con nuestro optimismo sino hacernos mucho más grandes y tenaces. Y como en el caso de Bridget, no cerrarnos al amor. Y digo yo… ¿quién será ese chico que trae loca a nuestra querida Bridget? Puestos a sugerir —Ya que no será Christian Grey—, ¿nos parece que Matt Bomer sería perfecto?

Sígueme en Twitter: @liosylibros

Autor: C.Pérez de Tudela

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *