Amistad con los ex: ¿misión imposible?

¿Terminas una relación pero no echas de tu vida a la expareja que ha compartido tanto tiempo contigo? ¿Tus amigas te dicen que estás loca conservando a tu ex como a un amigo íntimo? Tranquila, no eres la única. Si quieres conocer las pautas para sobrellevar la nueva etapa de vuestra relación, sigue leyendo.

El tipo de relación que tendrás con tu ex sobre todo dependerá de los cimientos sobre los que se construyó la relación (si erais muy amigos o si, por el contrario, os fuisteis conociendo conforme ibais avanzando la relación), del modo de ruptura (traumática, consensuada…) y la madurez de ambos. Por su parte, el tiempo será vuestro gran aliado.

¿Amantes o amigos?. Imagen Datingblog.com

En primer lugar, es obvio que cuando tienes una ruptura que no deja corazones heridos la posibilidad de mantener una amistad es bastante viable. Cada uno está en cierta manera aliviado de que el otro sienta lo mismo que él, es decir, ambos os dais cuenta de que sois más amigos que amantes y, por tanto, es mejor dejarlo ahí. Lo bueno es que, como no hay ambigüedades ni medias tintas, los dos sabéis que lo único que queréis es una amistad y, al conoceros tanto, tendréis una gran complicidad.

Si la relación la habéis dejado de mutuo acuerdo porque la manera de afrontar la vida es diferente pero seguís enamorados, lo más aconsejable es que os distanciéis durante un tiempo hasta que consolidéis vuestra decisión. De hecho, uno de los aspectos que más cuesta de superar es asumir que tu ex pueda disfrutar de la intimidad y del sexo con otras personas. Y es más difícil aún cuando, tras la ruptura, se mantiene sexo ocasional con el ex: un consejo, hay hombres a montones así que no te metas en la boca del lobo.

Aisla tu corazón. Imagen Fondos10.net

Cuando la decisión de romper la toma el otro aunque no hayan traiciones, es habitual que el ex alimente la ambigüedad porque, por un lado, la idea de que el otro todavía le quiere es aduladora; y, por otro, porque no quiere verle sufrir. En tal caso, lo mejor también es correr una cortina de humo temporal que te permita tranquilizar tu corazón y aprender a afrontar la vida sin esa persona de tu mano. Luego, cuando ya te hayas asentado, es probable que podáis iniciar una relación de amistad desde la base y cuyo límite, probablemente, no será demasiado lejano

Si la relación se rompe por ser muy tumultuosa, terceras personas, traiciones o maltrato, es comprensible que ni siquiera te plantees una amistad. Especialmente en los primeros casos, la madurez te permitirá afrontar la nueva etapa de diferentes maneras: o dejando pasar el tiempo para luego tener una relación cordial o bien cerrando la puerta a cualquier tipo de contacto. Lo cierto es que no hay un manual que indique qué comportamiento es mejor, pero los psicólogos reconocen que la experiencia vivida es un grado en la toma de decisiones.

Pareja enamorada. Imagen Prisionbreack.blogspot

Pero si has conseguido crear una amistad que parece sólida, la prueba la tendrás cuando tu ex te cuente que sale con alguien. Si sientes unos ligeros celos, tranquila que son normales: simboliza oficialmente vuestra separación y, aunque ya no estés enamorada, a tu orgullo le duele que haya encontrado a otra. El problema aparece cuando no puedes desengancharte de él ni aceptas del todo a su nueva pareja. ¿Será que sigues enamorada?

Autor: Blanca Sanchez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *