Alejandro Magno, el conquistador bisexual

Para lidiar con las obligadas películas navideñas, llega a las pantallas la historia del voraz general que lloró porque ya había visto casi todo el mundo conocido y murió a los 33, como Jesucristo.

Desde un respeto que se acerca demasiado a la admiración indulgente, Oliver Stone ha levantado una película más que correcta que, sin embargo, no hace honor ni al frenético entretenedor que es el propio cineasta neoyorquino ni a la contradictoria y fascinante condición del legendario conquistador. Alejandro Magno, digan lo que digan el director y los miembros del reparto, es un filme que se preocupa demasiado por no pegársela en taquilla. Y es una pena, porque Stone tenía la fuerza visual, el interés por el personaje y el sentido de la épica suficiente como para salir airoso de la empresa. Pero en este forzado equilibrio entre comercialidad y rigor histórico apenas hay lugar para el grado de ensoñación y de fantasía consciente que las biografías de personajes tan lejanos en el tiempo exigen.

Se supone que en las películas de ‘auge y caída de…’ la parte que relata la decadencia del personaje debe ser deprimente, angustiosa. Véase, a modo de ejemplo, al desquiciado Al Pacino en el Scarface de Brian DePalma, que el propio Oliver Stone escribió. Pero aquí no: Alejandro (interpretado por Colin Farell) es un tipo íntegro y valeroso que sufre alguna que otra crisis de conciencia, llora alguna lágrima y pierde por momentos el respeto de sus hombres, pero siempre acaba sobrellevando la situación. Tan sólo al final, en la sórdida secuencia en que nuestro héroe muere, Stone se permite ser cruel y delirar un poco, logrando uno de los pocos momentos reseñables del filme.

En los problemas de Alejandro con las mujeres es quizá donde su personalidad conflictiva se refleja con más fuerza. Primero está su madre, Olimpia (interpretada por Angelina Jolie, cuya elección para el papel ha sido bastante criticada por ser casi coetánea de Farell pero que a mi, pornolar pornoizle amsik qué quieren que les diga, me alegra la vista), una loba despiadada unida a su hijo por una tormentosa relación cercana al síndrome de Edipo. Por desgracia para los morbosos espectadores, entre los que me incluyo, no llega a materializarse nada. La otra mujer es Roxana (Rosario Dawson), una débil y llorona princesa persa que pondrá de manifiesto lo poco que a Alejandro le atraían las mujeres.

Y mejor no hablemos mucho de la faceta homosexual del personaje. Está bien que Stone comprenda que, por muy tiquismiquis que sean en América, no se podía obviar esa parte de la historia. ¡Pero es que la relación entre Alejandro y Hefestión, en plan bella historia de amor y sacrificio, da risa! Sobretodo en ese discurso de Alejandro, con su amante enfermo en cama, de que se pondrá bien y conquistarán mil mares y bla, bla, bla… Parece como si introdujeran esa relación en la trama solo por el imperativo de ‘dejar claro que Alejandro Magno era gay’.

El punto positivo es que como película épica de aventuras sin más, pese a ser demasiado larga (172 minutos), funciona a ratos. Solo a ratos, pero cuando funciona, la fuerza visual y el dominio de la narración de Stone ponen el resto para que te olvides un poco de lo larga que es. Las escenas bélicas tienen sus momentos sangrientos, algo también de agradecer en un momento de tanta corrección política en el que vivimos. Y Colin Farrell no lo hace mal, todo sea dicho. Pero yo, de Stone, me quedo con Giro al infierno.

¿Qué os ha parecido la película? Comentadla en el foro.

Autor: Toni Junyent

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367