Aires mediterráneos en el brunch del Hotel Juan Carlos I

7 días a la semana, 365 días al año, y así, más de dos décadas en las espaldas. Largas jornadas de trabajo y experiencia que han hecho que hoy, la cocina del Hotel Juan Carlos I nos pueda ofrecer uno de los mejores brunchs de Barcelona, especialidad de la casa desde hace cinco años y reinterpretado del original anglosajón a manos de Roberto Torregrosa.

Mediterráneo. Ésa es la clave que impregna la Gauditeca (como se ha bautizado al brunch del hotel) y, por tanto, el aperitivo que llega a nuestra mesa: una crujiente tostada embadurnada de tomate (el clásico ‘pa amb tomàquet’ catalán) cubierto con longaniza y queso curado.

La presencia de aromas y productos mediterráneos inunda también los posibles entrantes a escoger, encontrándonos con escalivada, ensaladas personalizables o ya preparadas y aliñadas a base de queso fresco, verduras, tomates cherry, frutos secos o pimientos, y a los que acompañamos con una copa de cava en su perfecto frescor.
Porno porno izle hd Porno Sex izle porno
Ensaladas preparadas del brunch

Algunos de los entrantes a escoger

Un amplio abanico de posibilidades, que fichamos no sólo por su bajo aporte calórico sino por su calidad y sabor. Nosotras nos quedamos con los tomates al horno, las verduras a la brasa, el mousse de salmón y los lagostinos en frío.

Otros entrantes del brunch

Mariscos entre los primeros

Poco después, llegan los mosqueteros (como les apodamos) o degustación de tres arroces que guisan tres cocineros cada domingo. Una tradición que ha acabado derivando en una auténtica arma de motivación, ya que más tarde los clientes deben puntuarlos y así descubrir quién ha conseguido preparar el mejor.

Conformando esta divertida y amistosa competición, dos de los arroces -el negro y el cocinado a la marinera con bacalao- nunca cambian. Pero con el tercero se permiten dar alas a la imaginación y experimentar con sabores y texturas. Nosotras disfrutamos de la versión preparada a base de confit de pato y mermelada de frutos rojos.

Para conocer nuestro siguiente sorpresa, se nos descubre primero cómo (y dónde) se hace. Entre fogones y planchas, los cocineros parecen danzar preparando los segundos, basados en carnes y pescados. ¿Nuestra elección? El entrecot. Una decisión exquisita acompañada de una patata sin aliño (su sabor no lo pedía).

No podíamos abandonarnos a los postres sin antes degustar el surtido de quesos que completan la Gauditeca. Así, se nos ofrece una selección a base de sabores fuertes (roquefort, parmesano, marqués de Idiazábal…), acompañado de distintos tipos de frutos secos y mermeladas y confites, y apropiadamente maridado con un Rioja Reserva.

Oferta de quesos de la Gauditeca, acompañado de mermeladas y confit de cebolla

Selección preparada de quesos, maridado con Rioja Reserva

Así de predispuestas llegamos al redoble final, basado principalmente en una fuente de chocolate con múltiples condimentos a los que empapar. Podíamos decantarnos también por una amplia oferta de pastelería y dulces preparados, aunque la espectacularidad de la fuente consigue convencernos.

Una de las principales atracciones de la gauditeca es su fuente de chocolate

De este modo, no tarda en llegar un plato hondo de la delicia oscura, en el cual bañamos pinchos de fruta tropical, frutos rojos, barquillos ¡y hasta nubes! Todo ello salteado con un servicio amable y atento, pendiente de la bebida adecuada por cada alimento y su secuencia óptima de sabores.

¿Lo más sorprendente? Los pequeños delantales y gorros que animan nuestra comida. Y es que des del hotel se han iniciado unos talleres de cocina para niños que se realizan al mismo comedor, en una zona separada. Un innovador proyecto que no sólo encantará a los más pequeños de la casa sino que también servirá para que, además de vestir a los ya miembros de la cocina, esos veinte años de conocimiento culinario inspiren también a los posibles chefs del futuro.

Niños aprendiendo secretos culinarios a manos de los chefs de cocina del Hotel Juan Carlos I

Imágenes: Nosotras, Hotel Juan Carlos I.

Autor: Carola Mayol

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/actualidad`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367