Enzimas digestivas y su función en el organismo

¿Dónde se producen las enzimas digestivas?

 

Las enzimas digestivas son esenciales para una digestión sana. Se encargan de romper los polímeros presentes en los alimentos en moléculas más pequeñas para poder ser absorbidas con más facilidad.

 

Una dieta inadecuada o el paso del tiempo pueden reducir la producción de las enzimas digestivas y perjudicar al organismo.

 

Las enzimas se producen de forma natural en el cuerpo

 

Las enzimas digestivas se producen principalmente en el páncreas, el estómago y el intestino delgado.

 

Pero incluso sus glándulas salivales producen enzimas digestivas para comenzar a descomponer las moléculas de los alimentos mientras todavía está masticando.

 

También puedes tomar enzimas en forma de píldoras si tienes ciertos problemas digestivos.

 

 

Tipos de enzimas digestivas

 

  • Amilasa descompone los almidones y los carbohidratos en azúcares.
  • Proteasa descompone las proteínas en aminoácidos.
  • Lipasa descompone los lípidos, que son grasas y aceites, en glicerol y ácidos grasos.

 

 

¿Por qué son importantes para la digestión?

 

Las enzimas son esenciales para una digestión saludable y un cuerpo sano.
Trabajan con otras sustancias químicas del cuerpo, como el ácido del estómago y la bilis, para ayudar a descomponer los alimentos en moléculas para una amplia gama de funciones corporales.

 

Fuentes naturales de enzimas digestivas

 

  • Las frutas, verduras y otros alimentos tienen enzimas digestivas naturales. Comerlos puede mejorar tu digestión.
  • La miel, especialmente la cruda, tiene amilasa y proteasa.
  • Los mangos y los plátanos tienen amilasa, que también ayuda a que la fruta madure.
  • La papaya tiene un tipo de proteasa llamada papaína.
  • Los aguacates tienen la enzima digestiva lipasa.
  • El chucrut, o repollo fermentado, recoge las enzimas digestivas durante el proceso de fermentación.

 

Si tu cuerpo no produce suficientes enzimas digestivas, no podrás digerir bien los alimentos.
Eso puede significar dolores de estómago, diarrea, gases u otros síntomas dolorosos.

 

Algunos trastornos digestivos impiden que su cuerpo produzca suficientes enzimas, como: intolerancia a la lactosa.
Esto es cuando su intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa, que descompone el azúcar natural de la leche llamado lactosa.

 

Con una escasez de lactasa, la lactosa que contiene los productos lácteos que consumes, viaja directamente al colon en lugar de ser absorbida por tu cuerpo. Luego se combina con bacterias y causa síntomas estomacales incómodos.

 

 

Importante

 

Si tienes algún tipo de síntoma o crees que tienes insuficiencia de enzimas puedes tomar complementos, pero es necesario en primer lugar acudir a profesionales de la salud y nutrición.

 

Los profesionales te indicarán el tratamiento adecuado a tu situación personal así como la dosis y la duración del tratamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: AARP, Casa Pia.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *