Errores muy comunes que estropean el cabello

Errores muy comunes que estropean el cabello

 

Muchas veces tenemos malas acostumbres que, ni siquiera lo sabemos, pero están dañando nuestro cabello. Es cierto que puede haber tipos de pelo más propensos a estropearse, o a la rotura, a que se abran las puntas, a que se encrespe y un sinfín de problemas que cada una conoce a la perfección. Y aunque cada pelo sea un mundo y cada persona tenga sus propios conflictos, sí hay unos cuantos errores que se cometen muy a menudo y que podemos evitar para no estropearlo.

 

 

 

Cepillado de cabello

 

 

Cepillos de pelo

 

Es básico que lo más importante para un buen cepillado de pelo es la elección del cepillo de pelo. Sin embargo, muchas veces no atendemos a esto que tan elemental parece cuando nos lo dicen. Es importante, en primer lugar, elegir un cepillo teniendo en cuenta nuestro tipo de cabello. No es lo mismo un cabello rizado que uno liso, o un cabello fino que grueso. Igual que no es lo mismo tener un cabello seco que graso. Por eso, es importante adaptar el cepillo a nuestro tipo de cabello. Una buena opción con una amplia gama de productos la encontramos en la firma Olivia Garden. Encontramos una calidad profesional con opciones para todas las necesidades y preferencias.

 

 

Acondicionador

 

El uso del acondicionador es más que necesario. Ya que, sin la aplicación de este, lo que conseguimos cuando nos cepillamos el pelo es romperlo y encresparlo, abrir las puntas y, en definitiva, dañarlo.

 

Porque el pelo no debe cepillarse en seco si está enredado. De hecho, deberíamos tratar de no cepillarnos nunca el pelo en seco porque es complicado deshacer los nudos, lo que hacemos es partir el pelo. Esto lo saben bien aquellas cabelleras rizadas, tan envidiadas, pero tan sufridas.

 

Lo que recomiendan los especialistas es cepillarse el pelo en húmedo con el acondicionador aplicado. Esto es, sin duda, lo ideal.

 

 

Aplicación de calor

 

Evidentemente, a veces es necesario utilizar un secador de pelo porque tenemos que salir y hace frío, o necesitamos llevar el pelo con el peinado perfecto. O porque el secado al natural no es una opción por el aspecto que le queda a nuestro cabello. Sin embargo, cuanto más podamos evitar el sacador de pelo o, al menos, el aire caliente, mejor.

 

Lo mismo sucede con las planchas de pelo o las tenacillas para rizarlo, cuanto menos, mejor. Sin embargo, sabemos que a veces es muy fácil decirlo y muy difícil hacerlo, porque somos de esas que tenemos el pelo rebelde y encrespado. Sea como sea, sí es muy importante que sean productos de cerámica que dañen nuestro cabello lo mínimo posible.

 

Dormir con el pelo recogido

 

Esta es una malísima opción. A veces lo hacemos por simple comodidad. Sin embargo, dormir con el pelo recogido hace que el pelo friccione contra la goma y lo rompa con facilidad.

 

No es lo mismo la caída del cabello, que se soluciona de otros modos. Y si el pelo está sano, será una caída natural que dará entrada a un nuevo pelo. La rotura es diferente, porque pelo sano que maltratamos y que no se regenera tan fácilmente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: leolytics

Autor: Judit Sancho Freiría

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *