¿Qué pasa cuando no tienes sexo por un tiempo largo?

¿Qué pasa cuando no tienes sexo por un tiempo largo?

 

Al pasar mucho tiempo sin sexo nuestro cuerpo sufre diferentes cambios que dependen en parte del tiempo que ha pasado y lo que se entiende por abstinencia.

 

Según un estudio de neuropsicología del Hospital Real de Edimburgo, tener relaciones sexuales tres veces por semana ayuda a rejuvenecer dándole a una persona la apariencia de tener entre siete y 12 años menos.

 

Los sexólogos aclaran que la abstinencia se define como la no utilización de los genitales para ninguna actividad sexual.

 

La actividad sexual se entiende con una pareja, una relación con otra persona, pero también incluye la masturbación.

 

 

Efectos en tu cuerpo de la falta de sexo según los expertos

 

Expertos en el tema explican que pasar meses sin el contacto físico deseado pueden tener efectos adversos en la salud. Entre ellos se encuentra: aumento de la ansiedad,  depresión y  problemas para dormir.

 

La falta de intimidad física también puede conducir a la soledad, el aislamiento e incluso comprometer su sistema inmunológico.

 

Los expertos explican que además: «El orgasmo libera endorfinas que pueden ayudar a disminuir el estrés, al menos temporalmente, y generar sentimientos positivos que nos hacen más felices«.

 

Entonces, incluso si no estás teniendo relaciones sexuales en pareja, si deseas seguir teniendo estos beneficios, busca formas alternativas de seguir teniendo orgasmos.

 

 

¿De qué otra manera puedes obtener los beneficios que ofrece el sexo?

 

No solamente recurrir a la masturbación, también existen otras maneras de obtener esos beneficios, sin centrarse tanto en el cuerpo y lo externo.

 

Si el sexo significa que puedes expresar varios intereses sexuales con una pareja y disfrutar del cuerpo de otra persona, un período sin sexo podría:

 

  • Darte espacio para descubrir nuevos intereses, ya sea a través de la fantasía sexual y el placer personal

 

  • Probando actividades no sexuales que te brinden alegría y te ayuden a concentrarte y dar amor a otras partes de tu cuerpo que no sean los genitales.

 

  • Construir conexiones emocionales más fuertes con un compañero.

 

  • Enseñarte a practicar la regulación emocional, como notar lo que estás sintiendo en lugar de escapar.

 

  • Animarte a encontrar una actividad física que te permita liberar tensiones.

 

  • Aprender a aumentar la conciencia corporal y el placer sin presionarte para complacer a otra persona.

 

 

Importante

 

No querer tener relaciones sexuales no es algo malo. A menos que tu creencia de que es así comience a afectar tu salud mental o física.

 

Aunque algunas personas pueden juzgar o hacer suposiciones basadas en sus elecciones, confía en ti mismo y no creas en la negatividad.

 

Podría significar un momento de renovación. Un momento para descubrir el mundo y divertirse de nuevas formas.

 

Todo depende de lo que a ti te haga bien, y como incorpores el placer en tu vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Trendencias, El sol.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *