Cuidados durante el embarazo en invierno

 

Cuidados a tener en cuenta durante el embarazo en invierno

 

El embarazo es una etapa en la que se deben tener muchos cuidados, pero en invierno con las duras condiciones climáticas es importante extremar algunas de esas precauciones.

 

Aunque a veces el invierno se puede volver difícil para algunas mujeres embarazadas porque se vuelven susceptibles a las infecciones, tos, resfriados, y el aire frío provoca dolores y molestias.

 

Recordemos que la ingesta de medicamentos está restringida durante este período, por lo que es importante superarlo rápidamente.

 

Por lo que deben prepararse con anticipación y tomar todos los cuidados para poder enfrentar el clima severo durante el embarazo sin complicaciones de salud.

 

Mantenerse hidratada

 

El invierno, con su clima frío, hace que se evite o se olvide inconscientemente tomar agua.
Como el aire invernal es seco, el cuerpo necesita más agua durante los inviernos. No será buena idea sustituir el agua por bebidas. Recuerda que el agua es la mejor manera de mantener el sistema hidratado.

 

 

Practica ejercicio, pero cuídate del frío

 

La actividad física puede ayudar a aliviar los dolores y molestias del embarazo, pero durante los meses fríos, es posible que te sientes en el sofá más tiempo de lo debido.

 

Intenta nadar en una piscina cubierta o caminar en una cinta de correr en el gimnasio.

 

No hagas ejercicio al aire libre porque las aceras y las carreteras están resbaladizas y estar al aire libre durante un período prolongado a temperaturas bajo cero puede ser peligroso para tu salud.

 

 

Abrígate bien

 

Debes abrigarte de manera apropiada y utilizar muchas capas es decir varias prendas finas en lugar de una sola y muy gruesa.

 

De esa manera es más sencillo si vas a entrar en sitios con calefacción o con posibles cambios de temperatura. Entonces al salir o entrar  te podrás quitar o poner la prenda según tu necesidad.

 

 

Lleva una dieta saludable

 

Durante el embarazo es importante respetar las necesidades nutricionales, debes ingerir: proteínas, vitaminas, calcio, hierro, fósforo, magnesio y hierro.

 

No necesitas comer mucha cantidad, pero es fundamental ocuparse de la calidad de los alimentos.

 

 

Aprovecha los días de sol

 

Recuerda que la vitamina D desempeña un papel fundamental durante el embarazo.
La principal manera tu cuerpo produce esta vitamina es a través de los rayos solares.

 

Por lo tanto, es aconsejable que en los días de sol puedas realizar un paseo por un parque o un espacio natural en contacto con el aire puro. De esa manera se multiplican sus beneficios.

 

 

Si tienes dudas en cuanto a la calidad de alimentación o los suplementos de vitaminas que necesites tomar consulta con tu médico.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Hola.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *