Cómo proteger y compartir el boleto de Lotería de forma segura

Cómo proteger y compartir el boleto de Lotería de forma segura

 

Durante las próximas semanas tendrán lugar los sorteos de la Lotería de Navidad; una de las fechas más importantes para este tipo de premio y que este año se esperará con especial emoción. Y es que, en plena pandemia, recibir unos ingresos extra podría salvar a muchas familias de la precariedad en la que se han visto sumidas desde que estalló la crisis de la COVID-19. Razón de más para proteger el boleto hasta la celebración del sorteo con más cuidado si cabe que otras veces. El comparador de seguros Acierto.com, analiza cómo hacerlo.

Cómo actuar en caso de robo o pérdida del boleto

 

En caso de robo o pérdida del boleto, lo primero será interponer una denuncia para conservar el derecho a recibir el premio si el décimo en cuestión finalmente toca. Por supuesto esta ha de realizarse con antelación al sorteo. En caso de que el boleto esté premiado por un valor inferior a los 2.500 euros, podremos acudir a cualquier punto de venta oficial para cobrarlo, mientras que si excede esta cantidad es posible que el proceso se paralice y tengamos que acudir al juzgado.

Para interponer la denuncia será fundamental contar con una fotografía en la que se vean todos sus datos a la perfección: número, serie, etcétera. También es posible anotarlos. Es importante conservar el justificante de pago, es decir, un documento o factura que acredite que lo hemos comprado nosotros (y no que nos lo hemos encontrado). Otra opción es fotocopiarlo, digitalizarlo o adquirirlo a través de una plataforma online.

Cómo compartir el boleto con seguridad: 3 de cada 4 lo comparten

 

Por otra parte, los datos indican que 3 de cada 4 usuarios juegan a la Lotería de Navidad en compañía. Por suerte, existe una manera de compartir el boleto con seguridad. Basta con tomar una serie de sencillas precauciones.

Lo primero que deberemos hacer es fotocopiarlo y repartir las copias entre los jugadores. También podemos hacerle una foto y enviarla por WhatsApp, pero solo servirá de prueba si aparecen los datos del depositario y los participantes. Para conseguirlo crearemos un grupo específico para el décimo y enviaremos una captura del boleto que se juega, añadiendo un mensaje explicativo con la participación de cada persona, fecha del sorteo y demás. Debería figurar, asimismo, quién se encargará de la custodia del boleto, en este caso el máximo responsable.

Los premios de Lotería son al portador, un titular que recibe su cobro completo salvo que se demuestre lo contrario. Las declaraciones por sí solas y los contratos verbales no suelen ser suficientes y tampoco estaría de más firmar el boleto y dejar constancia por escrito de que lo estamos compartiendo (con DNI, etcétera).

Otro modo seguro de compartir el décimo es recurriendo a los tradicionales talonarios de lotería nacional con sus respectivas papeletas firmadas, que se pueden adquirir en papelerías y estancos.

Cómo comprar el boleto por Internet de forma segura

 

Más allá del boleto físico, también es posible que hayamos adquirido el boleto online, sobre todo en esta época (las ventas online de Lotería se han disparado desde el inicio de la pandemia). Una tendencia ante la que también hay que tomar precauciones. Prestar atención a los correos de suplantación de identidad será clave, por ejemplo. Una estafa clásica es hacerse pasar por la web en la que hemos adquirido el boleto y solicitar de nuevo los datos de la tarjeta, argumentando un fallo en el cobro o similares. También pueden pedir que descarguemos un archivo adjunto o similares.

Optar por una conexión privada (que no pública) evitará que nuestros datos -personales, bancarios, etcétera- sean interceptados con facilidad. Algo que deberíamos tener en cuenta cuando realicemos cualquier compra a través de la red. Lo mismo ocurre con los ordenadores públicos (de un locutorio o biblioteca, por ejemplo).

Otro aspecto fundamental radica en revisar el protocolo de seguridad de la web. Una manera muy sencilla de hacerlo es fijarse en la url. Tras el http debería figurar también una ese, es decir, https. La presencia de un candado en la parte inferior de la ventana es otro indicativo de seguridad y de que la página emplea un certificado digital reglado que confirma su autenticidad y que los datos viajan por ella de forma cifrada.

Recurriremos a webs fiables, conocidas, que cuenten con verificaciones y opiniones de otros usuarios. Revisaremos la política de contacto, la dirección desde la que parte el producto, el importe de la compra y del envío, y el tiempo de reparto.

Un seguro de hogar con asistencia informática

 

Más allá de estas precauciones, conviene tener el ordenador en perfecto estado. Es decir, con las actualizaciones al día y con un antivirus instalado. Aquí, tal y como apunta acierto.com, puede resultar de gran ayuda contar con un seguro de hogar con asistencia informática, una de las coberturas más desconocidas de los seguros de vivienda.

Por suerte, muchas compañías cuentan con un servicio específico que permite al cliente recibir asistencia in situ y en remoto durante los 365 días del año. Esta última actúa en caso de incidencias o averías sobre los equipos informáticos del asegurado, el software que se tenga instalado en ellos, la configuración y manejo de programas de tratamiento de imágenes, etcétera, la instalación y configuración de la webcam y Skype, el backup de la agenda de contactos, etcétera.

Respecto a la asistencia in situ, se produce cuando es necesario reemplazar alguna pieza de los equipos, si se tiene que reinstalar el software, etcétera. Eso sí, cada compañía cuenta con unas limitaciones.

Imágenes: psicia.wordpress.com

Autor: Judit Sancho Freiría

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *