Menú equilibrado para embarazadas en las fiestas tradicionales

Menú adecuado para Navidad si estás embarazada

 

El menú para las embarazadas tiene que ser saludable especialmente los días de las fiestas tradicionales que nos quedamos en casa, estando un poco sedentarios y  alejados de la actividad física.

 

Es importante extremar las precauciones con lo que ingieres y con la cantidad, es decir las porciones que te sirves.

 

Tengamos en cuenta que es un momento para celebrar, la mesa va a estar repleta de alimentos deliciosos y si estás embarazada hay algunos que puedes comer y otros que debes omitir.

 

Bebidas sin alcohol

 

Las bebidas forman parte de las festividades navideñas para muchos de nosotros.

 

Como los médicos aún no están seguros de cuánto alcohol, si es que hay alguno, es seguro durante el embarazo, lo mejor que puedes hacer es evitarlo por completo.

 

Cambia las burbujas por efervescentes sin alcohol y repasa los cócteles sin alcohol de temporada.

 

Un jugo de manzana o sidra especiada tradicional, sin nada de alcohol. Prueba un refresco en una copa de champán o cóctel para obtener la «sensación» de una bebida real sin los efectos secundarios.

 

 

Quesos

 

Si bien es cierto que debes evitar algunos quesos durante el embarazo, todavía hay muchos que puedes comer.
Los quesos duros están bien. Incluso si está hecho con leche sin pasteurizar. Estos incluyen Cheddar, Edam, Emmental y Gouda.

 

Deben evitarse los quesos blandos madurados en moho como el brie, el camembert y el azul danés. Estos quesos pueden contener la bacteria listeria, que puede ser dañina para tu bebé.

 

 

Cuidado con los embutidos

 

Las carnes cocidas preenvasadas como el jamón y la carne en conserva son seguras para comer durante el embarazo.

 

Las carnes curadas y fermentadas crudas, como el salami, el prosciutto, el chorizo y el pepperoni, no son seguras.

 

Pueden contener parásitos causantes de toxoplasmosis, que pueden ser perjudiciales para tu bebé.

 

 

Mariscos

 

Los mariscos no tienen por qué estar completamente fuera del menú. Es necesario evitar ciertos tipos, como cualquier alimento crudo, ostras, sashimi o langostinos crudos.

 

Simplemente debes elegir las opciones cocidas como pescado a la parrilla, filetes de atún, salmón al horno, langostinos a la parrilla o calamares a la parrilla.

 

 

Omitir el huevo crudo

 

No se recomienda durante el embarazo debido a la posibilidad de contraer salmonella. Por lo tanto, es mejor evitar cosas como la mayonesa casera, los helados y mousse caseros.

 

 

Trata de no comer en exceso

 

Con tanta comida tentadora en oferta, es difícil para cualquiera resistir la tentación de comer demasiado en Navidad, estés embarazada o no. Pero no hay necesidad de comer más durante el embarazo, hasta el tercer trimestre, cuando solo necesitas 200 calorías adicionales al día. Es más, todos esos alimentos ricos pueden causar estragos en la acidez estomacal cuando estás embarazada, así que trata de no exagerar.

 

Come poco o con frecuencia en lugar de disfrutar de comidas pesadas.
De esta manera estarás evitando problemas digestivos y pesadez estomacal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Maestros y Padres,Hola.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *