Mitos de la alimentación en el embarazo

Mitos sobre la alimentación durante el embarazo

 

Existen muchos mitos alrededor de diversos aspectos nutricionales durante el embarazo que son frecuentes y no se basan en evidencias científicas demostradas.

El embarazo es un período en el cual recibirás consejos ilimitados, información ilimitada de amigos, familiares y Google.

 

Algo de esto es sensato y mucho es contradictorio y confuso. Elegir los alimentos adecuados para nutrir tu cuerpo y el de tu bebé para la salud a veces se convierte en un trabajo gigantesco y un punto de estrés.

 

Recuerda que la dieta es un factor fundamental para estar sanos.

 

 

Comer por dos

 

Esto es un mito. Tu médico te pedirá que controles tu peso y el crecimiento del bebé al mismo tiempo.

 

No necesitas calorías adicionales, por lo que no se necesitan comidas adicionales.

 

Necesitas comer sano, no abundante. Debes elegir alimentos frescos incluidos vegetales, cereales integrales, legumbres, nueces y semillas para obtener energía.

 

En cuanto a las proteínas necesitas huevos, aves, carne magra, leche, para obtener calcio. Frutas y verduras para obtener vitaminas, minerales y antioxidantes.

 

 

Salud intestinal alterada

 

También es un mito. Creer que estar embarazada tiene que ver con tener una digestión alterada. En realidad, la digestión es lo menos importante.

 

El intestino es el sistema inmunológico más grande de nuestro cuerpo; un intestino sano significa una mejor absorción de nutrientes, más salud y una mejor protección contra las infecciones.

 

El embarazo es estresante para nuestra fisiología y el intestino se ve afectado negativamente por cualquier estrés.

 

Comer alimentos ricos en fibra como cereales integrales, frutas enteras y legumbres proporciona nutrientes vitales para el bebé y el intestino.

 

El embarazo es un momento especial en la vida de una mujer; así que celebremos rompiendo algunos mitos y comprobando la realidad.

 

 

Un antojo no satisfecho dejará una marca en la piel del bebé

 

No existe ningún estudio que haya comprobado científicamente que un antojo no satisfecho provocará una marca en el cuerpo del bebé.

 

Muchas veces nuestro cuerpo demanda alimentos que necesita en un momento específico.

 

Por lo tanto, si estás embarazada y quieres comer chocolate, quizá tengas el nivel de azúcar bajo, si quieres papas fritas quizá sea que necesitas sal para subir tu tensión arterial.

 

 

El limón y el perejil provocan abortos

 

Esto es absolutamente falso. Los abortos no son provocados por causas de tipo fisiológico, ni por la ingesta de alimentos en ningún caso.

 

Tampoco por el consumo de limones ni de perejil que aportan vitaminas y fibras.

 

 

Importante

 

Si bien es importante comer bien tan pronto como sepas que estás embarazada, cualquier momento es un buen momento para cambiar sus hábitos nutricionales para mejor.

 

A partir de ahora, puede elegir hábitos más saludables, si tienes dudas acerca de tu alimentación consulta con el médico que te está tratando o con un nutricionista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: El Día.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *