Ansiedad nocturna, causas y tratamientos

¿Por qué se desencadena la ansiedad nocturna?

 

La ansiedad nocturna la falta de sueño o insomnio, son trastornos muy frecuentes que obedecen a diversas causas como ser: estrés, factores ambientales y emocionales.

 

La ansiedad o angustia, la intranquilidad suele acompañar a este tipo de trastornos.

 

La ansiedad es una emoción humana normal caracterizada por sentimientos de nerviosismo y preocupación.
Es posible que experimentes ansiedad durante situaciones estresantes, como una primera cita o una entrevista de trabajo.

 

A veces, sin embargo, la ansiedad puede durar más de lo habitual. Cuando esto sucede, puede interferir con su vida diaria y nocturna.

 

El momento más común en el que las personas experimentan ansiedad nocturna es por la noche.

 

Muchos ensayos clínicos han descubierto que la falta de sueño puede desencadenar ansiedad.

 

Históricamente, la investigación también sugiere que los trastornos de ansiedad están asociados con una reducción de la calidad del sueño. Es importante tratarla para mejorar la calidad de vida.

 

 

Síntomas de ansiedad

 

  • Sentimientos de nerviosismo, inquietud o preocupación
  • Problemas para concentrarse
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido
  • Trastornos gastrointestinales

 

 

Causas

 

La falta de sueño puede ser un desencadenante de ansiedad, mientras que la ansiedad también puede provocar la falta de sueño.

 

Hay muy poca investigación científica sobre la ansiedad nocturna. Igualmente, existen muchas razones por las que la ansiedad puede empeorar por la noche.

 

Puedes sentir que su mente está acelerada y no puedes detener sus pensamientos. Estar concentrado en las preocupaciones del día o anticipando cosas en su lista de tareas para el día siguiente.

 

Este «estrés» percibido puede hacer que el cuerpo experimente una descarga de adrenalina, lo que hace que sea muy difícil conciliar el sueño.

 

 

Reducir la ansiedad nocturna y dormir profundamente

 

Medita

 

Concéntrate en tu respiración – inhala y exhala lenta y profundamente – y visualiza un ambiente sereno como una playa desierta o una colina cubierta de hierba.

 

 

Practica ejercicio

 

El ejercicio regular es bueno para su salud física y mental. Proporciona una salida para las frustraciones y libera endorfinas que mejoran el estado de ánimo.

 

 

Prioriza tu lista de tareas pendientes

 

Dedica tiempo y energía a las tareas que son realmente importantes y divide los proyectos grandes en tareas más pequeñas y fáciles de administrar.

 

 

Reproducir música

 

La música suave y relajante puede reducir la presión arterial y relajar la mente y el cuerpo.

 

 

Si los síntomas modifican tu conducta diaria y no puedes realizar las tareas cotidianas, recomendable que visites a un psicólogo o psiquiatra para que te ayude a solucionar el trastorno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Vix,CogniFit.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *