Rejuvenecimiento labial: volumen, hidratación y color para tu boca (enmascarada)

 

Cuidar tus labios después de la mascarilla

 

 Escondida tras la mascarilla. Así está y debe estar nuestra boca en público mientras no exista otra forma de evitar el contagio del covid19. El virus continúa marcando nuestras vidas, y, si hablamos de belleza y de aspecto externo, tenemos que lamentar (como un mal menor, dada las circunstancias que vivimos), que nuestra belleza ha quedado enmascarada.

 

De ahí que durante los últimos meses haya sido la mirada la protagonista, los ojos y su expresión, su contorno y en la manera en que nos ayuda a comunicarnos. Se ha hablado mucho en este tiempo de una intervención que, por otra parte, tiene siempre una demanda estable: la blefaroplastia. Es decir, del procedimiento quirúrgico que corrige los defectos e imperfecciones del contorno de ojos, como son las ojeras y las bolsas. La solicitan, sobre todo, los varones, a quienes más afecta este último problema.

 

Asimismo, se especula sobre cómo se verían a lo largo de un tiempo nuestras orejas de permanecer entre nosotros la mascarilla. Hay quien asegura que se deformarían por la presión de las gomas, aunque parece razonable suponer que tendrían que pasar, al menos una serie de generaciones, para que las orejas de sopillo se transformasen en un problema colectivo. Aun así, la cirugía estética podría ayudar a corregirlo, modificando la posición y forma de las mismas.

 

Bromas aparte, durante la pandemia no hemos olvidado nuestras bocas, en parte por la exposición que hacemos de ellas en las redes sociales.  Con mascarilla no hay selfie, a no ser que nos encontremos en grupo y en un lugar concurrido, razón por la que se continúan demandando tratamientos de rejuvenecimiento de la zona y sobre los que voy a extenderme a continuación.

 

 

Rejuvenecimiento labial 

 

El rejuvenecimiento labial se basa se basa en tres pilares: volumen, hidratación y color. Os propongo un tratamiento que actúa específicamente sobre cada uno de estos aspectos, aunque hay  una substancia  que puede trabajar todos ellos.

 

Me refiero al ácido hialurónico, un producto polivalente y con escasas reacciones alérgicas, por lo que se emplea mucho como tratamiento per sé, pero también como complemento y para refinamientos estéticos. El ácido hialurónico hidrata, esa es su misión fundamental, ya que posee una capacidad hídrica sorprendente: es capaz de retener hasta mil veces su propio peso molecular.

 

Los labios, en efecto, necesitan reparar ese aspecto seco, que hoy más que nunca aparece al llevar la mascarilla, y este producto se la ofrece de sobra, pero también es el indicado para voluminizar, para devolver la forma que se va perdiendo en los labios con el paso del tiempo.  Con este objetivo, se infiltran distintas densidades de hialurónico en diferentes partes del labio. La duración de este procedimiento es de unos seis meses aproximadamente. Mi recomendación es siempre perseguir un volumen moderado para conseguir un resultado natural.

 

 

Lifting labial

 

Otra manera de dotar de grosor en la boca es mediante  el lifting labial o lip lift es el procedimiento que considero ofrece un buen acabado final y que se basa en perfilar el labio dotándole de una apariencia sensual.

 

Es una intervención sencilla: se realiza una incisión escondida en toda la base de la nariz, acortando así entre centímetro y centímetro y medio la distancia entre la misma y el labio, sin que apenas se vea la sutura.

 

 

Injerto graso

 

La técnica de injerto graso, de la cual soy muy partidario, por distintos motivos que os explicaré más adelante, también se emplea para disimular las arrugas de la parte superior de la boca, pero al tratarse de un área con mucho movimiento la supervivencia del tratamiento es menor. En este caso, prefiero trabajar con otras técnicas de medicina estética, como son el láser, la dermoabrasión y el peeling de tricloroacético. Este último menos conocido como tal se basa en la descamación y posterior regeneración de la piel. La dermoabrasión es un tratamiento mecánico más agresivo que necesitará que la paciente lleve una gasa para tapar la zona durante siete días.

 

 

 

Se me olvidaba: para la recuperación del color perdido con el paso del tiempo, el labio pálido, se emplea la inyección de plasma rico en plaquetas, es decir, un concentrado de plaquetas que procede de la sangre del paciente.

 

Por último, los consejos clásicos que nunca deben faltar para nuestra rutina diaria y que podemos aplicar en casa: bálsamo labial y exfoliación casera a base de masajes circulares con agua.

 

 

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico, estético y reparador y miembro de  Todocirugíayestética.

 

 

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *