¿Por qué a veces nos castigamos con situaciones pasadas?

¿Por qué a veces nos castigamos con situaciones pasadas?

 

Ay, la vida. No es tan fácil como podría ser porque nuestra mente a veces nos juega malas pasadas. A veces viaja hasta el lugar más recóndito de nuestro ser y nos trae al presente pensamientos, sensaciones, sentimientos y de paso acontecimientos de hace siglos que no sólo nos hicieron sentir mal en su momento, sino que cuando los rememoramos nos hacen pasar un mal rato ahora. La mente puede jugar malas pasadas si nos dejamos, porque vuela libre y bucea en los sentimientos de ayer y de hoy. ¿Por qué a veces nos castigamos con situaciones pasadas? 

 

 

 

  • Sensación de inseguridad. La inseguridad es uno de los sentimientos más comunes, mucha gente no se siente segura con muchos aspectos pero lo niega hasta el punto de que se pone una máscara, una careta e incluso un disfraz para que los demás no detecten que no están seguros de su vida, de su personalidad o de sus acciones. Cuando no nos sentimos seguros podemos atacar sin querer a los demás porque sentimos que nos juzgan, o podemos sufrir que la mente nos retrotraiga a cosas que no hicimos bien hace meses, o incluso hace años. Hay que pasar de ella como si fuese un mal sueño.

 

  • Sensación de no haber resuelto la situación. A veces los momentos pasados vuelven a nuestra mente porque no los hemos resuelto del todo. Tenemos dos opciones: viajar hasta el momento en cuestión y cambiar lo que esté en nuestra mano aunque haya pasado el tiempo, o tratar de mirar hacia adelante con los recursos que tenemos, que es lo más factible e inteligente.

 

  • El pasado debe dejarse atrás. Realmente, lo que hayamos hecho en el pasado quedará para la posteridad, es decir, está ahí y no se puede cambiar. Lo que sí podemos transformar es cómo nos sentimos respecto a esos recuerdos. Crecer también simboliza aceptar todo lo que no nos gusta de nosotros. A veces nos castigamos con el pasado porque no estamos orgullosos de nuestras acciones, pero eso puede cambiar si nos aceptamos de verdad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *