Alimentos sólidos a los bebés: ¿cómo introducirlos?

¿Cómo introducir al bebé los alimentos sólidos?

 

Desde los 4 a 6 meses de edad la mayoría de los bebés están listos para comenzar a consumir alimentos sólidos como complemento de la lactancia o la fórmula.

 

Recordemos que la leche materna o la fórmula es el único alimento que necesita el recién nacido.

 

La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses después del nacimiento.

Debemos tener en cuenta algunas señales que nos demuestra el pequeño ya está listo para los primeros alimentos sólidos:

 

  • Puede sentarse erguido y levantar la cabeza.
  • Tiene curiosidad, mira todo lo que la rodea, ¡especialmente lo que estás comiendo!
  • Ha perdido el reflejo de empuje de la lengua que automáticamente empuja la comida fuera de su boca.
  • Todavía parece tener hambre después de recibir una porción de leche para un día completo (de ocho a diez veces que amamanta o aproximadamente 32 onzas de fórmula).

 

Comenzar con alimentos sólidos es un aspecto importante del desarrollo del bebé, no solo porque le proporciona los nutrientes que necesita, sino porque le ayuda a aprender sobre diferentes sabores y texturas, y a practicar las habilidades motoras esenciales necesarias para comer.

 

 

Comienza con purés o bocadillos

 

Tradicionalmente, los pediatras han recomendado comenzar con purés de frutas o verduras o cereales para bebés, y luego avanzar gradualmente en textura a alimentos blandos.

 

Como trozos de fruta, verduras cocidas, huevos revueltos o trozos tiernos de carne o pescado en el transcurso de unos pocos meses.

 

Si decides comenzar con la alimentación con cuchara de deja que el niño controle el ritmo de la alimentación y que decida cuándo quiere otro bocado y cuándo está lleno.

 

Si el bebé está indicando que ha terminado cerrando la boca, volviendo la cabeza o quejándose, respete esas señales y termine la comida con una nota feliz. No lo obligues a comer porque lo estás sobre alimentando.

 

 

Algunos consejos

 

  • Dale al bebé el suficiente tiempo para que se alimente y practique mucho. Para poder aprender a hacerlo mejor.

 

  • Utiliza una cuchara de silicona o plástico que es más fácil además para sus encías tiernas.

 

  • Corta la comida en trozos pequeños para que el bebé pueda tragarlos enteros, porque a menudo se los tragan.

 

  • A menudo los bebés rechazan sus primeras porciones de alimentos por el sabor y la textura que son nuevos y no lo resulta familiar.

 

  • Sí el bebé rechaza la comida no lo obligues a comer, intenta de nuevo en unos días.

 

  • Las verduras las puedes cocer durante más tiempo del normal para que quede muy blanditas y se deshaga en la boca con poco esfuerzo.

 

 

Evita los alimentos con alto riesgo de atragantamiento

 

Frutos secos enteros, manzana o zanahoria cruda, uvas, aceitunas, cerezas o cualquier alimento redondo sin cortar en cuartos. Caramelos duros, palomitas de maíz o salchichas.

 

La asociación española de pediatría recomienda esperar hasta los 3 años para que los niños puedan comer este tipo de alimentos sin embargo algunos pediatras prefieren esperar hasta las 5 o 6.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: El Español, Hogarmanía.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *