Porno: ¿Beneficia o perjudica tu vida sexual en pareja

 

Palabras de expertos en el tema del porno sobre las parejas

 

Mirar porno no es bueno ni malo, puede resultar una herramienta positiva o negativa depende del uso que hagamos de la misma.

La parte positiva respecto al imaginario sexual puede expandirse alimentando las fantasías.

 

Es una manera de aumentar nuestros recursos para aplicarlo en nuestras relaciones dentro de la realidad, sabiendo que lo que vemos en el porno es ficción.

 

Sin embargo, en el contexto de una relación monógama, se trata de dos personas que pueden tener diferentes puntos de vista sobre la pornografía y diferentes opiniones sobre cuál es el comportamiento apropiado en una relación, y eso a veces puede causar tensión o diferencias.

 

 

Existen investigaciones contradictorias sobre cómo la pornografía afecta las relaciones.

 

Algunos estudios muestran que ver mucha pornografía se asocia con relaciones menos felices y peor sexo entre parejas, mientras que otros estudios han encontrado efectos positivos de ver pornografía en las relaciones.

 

Los «efectos positivos» percibidos son sólo a corto plazo. Las consecuencias a largo plazo pueden ser devastadoras, y las investigaciones muestran cómo.

 

 

¿Qué puede hacer la pornografía en las relaciones?

 

Otros datos

 

Ver pornografía en pareja a menudo comienza o conduce a que una o ambas parejas consuman porno por su cuenta. Entonces, ¿qué sucede cuando las parejas no solo consumen pornografía juntas, sino que fantasean con extraños en una pantalla cuando su pareja no está cerca?

 

El resultado real de consumir pornografía en pareja es una disminución general en la calidad de la relación, exactamente lo contrario de lo que promete la industria del porno y lo que muchas parejas esperan.

 

Tenemos que ser conscientes que estamos ante una ficción, además tener en cuenta el peligro de la adicción y frustrarse con el sexo real.

 

Otro dato importante es la creciente adicción y la dependencia, ya que muchas personas que se acostumbran a verla para excitarse al estar con la pareja en los momentos íntimos no resultan tan excitantes.

 

Se pierde el deseo sexual por la pareja y se sustituye por la masturbación a través de la pornografía, por su facilidad y alta excitación.

 

 

Importante

 

Lo recomendable es mirar cine erótico, también está de moda una nueva tendencia que está revolucionando la industria pornográfica.

 

Consiste en historias eróticas relatadas a través del oído, lo que fomenta la imaginación. Tengamos en cuenta que no podemos reducir todo a la parte visual.

 

Cada pareja es un mundo y si les gusta mirarlo, les excita, adelante, pero tengan en cuenta que se vuelve un problema cuando para tener relaciones con la pareja no se excita y tiene que acudir a esos estímulos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Soho, Miami diario.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *