Cuna para el bebé: ¿Cuál es la más adecuada?

 

La cuna para tu bebé

 

Al elegir la cuna adecuada para el bebé tenemos que tener en cuenta en hallar el perfecto equilibrio entre la comodidad, la estética y la seguridad del niño.

 

 

Las ventajas de tener una cuna

 

  • Las cunas son muy duraderas ya que son lo suficientemente grandes como para sostener al bebé durante algunos años en lugar de solo unos pocos meses. 

 

  • Son muy seguras ya que tienen paredes altas.

 

  • El bebé estará seguro en una habitación solo o con mascotas alrededor, ya que nadie puede meterse en la cuna y el bebé no puede salir tan fácilmente.

 

 

Consejos al momento de comprarla

 

  • Algunas cunas tienen lados que se pueden bajar, pero no se consideran las más seguras, así que trata de evitarlas.

 

  • Otras tienen una función en la que se puede bajar el colchón. Esto resultará útil, ya que se puede ajustar la altura del colchón según el momento en que tu bebé aprenda a sentarse y pararse.

 

  • Busca cunas que ofrezcan barritas para la dentición, ya que su bebé las encontrará muy útiles. Esto evitará que el bebé muerda las barras de madera y corra el riesgo de astillarse.

 

  • Si vas a conseguir una que tenga ruedas, lo mejor es comprobar que también viene con un candado por seguridad.

 

  • El colchón debe ajustarse bien y no tener espacios.

 

  • Muchas tienen diferentes niveles de balanceo y algunas tienden a inclinarse más que otras.

 

  • Si tu bebé rueda violentamente y golpea el costado de la cuna, podría sufrir lesiones graves.

 

  • Debes asegurarte de que tenga movimientos suaves de balanceo.

 

  • Evita la ropa de cama adicional.

 

  • Un colchón firme con una sábana ajustable y nada más. Eso significa que no hay ropa de cama adicional, ni almohadas, ni protectores de cuna.

 

  • La ropa de cama adicional, si bien puede parecer adorable, podría interferir con la respiración o el movimiento del bebé mientras duerme.

 

  • El ancho mínimo de la cuna sea 60 cm y que sea al menos 20 cm más larga que el niño.

 

  • La altura de la base de la cuna, donde va a dormir el bebé, tiene que ser también modificable: desde unos 60 cm desde el suelo al principio hasta 30 cm cuando el niño crece y bajamos la base.

 

 

Importante

 

El lugar de la ubicación es muy importante. Aunque el traslado a la habitación de los padres o a la habitación del niño depende de los progenitores.

 

Cuando es bebé es aconsejable que duerma en la cuna, pero en la misma habitación de los padres.

 

El traslado hay que hacerlo de manera progresiva y si tienes dudas puedes consultar con el pediatra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: Danone, Madres hoy.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *