Cómo mirar al frente sin miedo y conseguir ser feliz

 

Cómo mirar al frente sin miedo y conseguir ser feliz

 

 

En estos tiempos de incertidumbre que vivimos es muy fácil perder la perspectiva de lo que supone en la vida ser una persona feliz. Está claro que el coronavirus nos ha cambiado la vida y ha hecho que nos replanteemos muchas cosas, algunas positivas y otras que no lo son tanto. Por supuesto que todos tenemos miedo y nos cuesta ser como antes: personas con objetivos, con metas, con sueños. Sin embargo, esta problemática no tiene por qué frenarnos.

 

Está claro que hay mil cosas que no podemos tener de forma tangible y muchas otras que no podemos planear, véase un gran cambio profesional, un buen viaje… Pero las cosas no tienen por qué ser negativas o no tienen por qué simbolizar asuntos materiales. La felicidad se encuentra en nuestro interior y está muy lejos de convertirse en algo que se pueda tocar con las manos. Esta vez te vamos a dar consejos para que consigas mirar al frente sin miedo y conservar en ti la alegría y la ilusión.

 

 

  • Concéntrate en lo que tienes. No en un piso maravilloso súper reformado como las influencers, no en una nómina de cuatro ceros, no en los lujos que te faltan. Piensa en lo que tienes de verdad: un plato sobre la mesa, un vaso para hidratarte, un techo que te permite resguardarte del frío. Puede que esto te parezca poco, pero es el primer paso para valorar lo que hace que podamos mirar al frente, si te falta lo básico será mucho más difícil.

 

  • Valora a los buenos que te rodean. No por tener mil amigos vas a ser más feliz. No por rodearte de cien personas con un teléfono móvil y la story de Instagram preparada vas a conseguir la plenitud. La felicidad está en los pequeños detalles y en las personas realmente cercanas: céntrate en ellas. El amigo que te acompaña en lo malo pero se alegra de lo bueno, el familiar que está pendiente de lo que te pasa, incluso el conocido que no se le escapa una.

 

 

La vida es mucho más sencilla de lo que nosotros la hacemos. No podemos luchar contra la incertidumbre ni contra los dramas ajenos a nuestras manos. Solamente podemos coger nuestros recursos y convertirlos en herramientas para tratar de ser felices.

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *