¿Cómo cambia a mejor tu cuerpo practicando yoga en casa?

 

Mejorar tu cuerpo practicando yoga en casa

 

La pandemia de COVID-19 ha provocado que muchas mujeres y hombres descubran que el hogar es un espacio en el que también podemos hacer ejercicio. Sin duda, una de las modalidades más practicadas durante el confinamiento ha sido el yoga. 

 

Aunque al principio puede parecer complicado, hay diferentes posturas de yoga para principiantes con las que empezar a practicarlo en casa. De hecho, muchas personas han adquirido el hábito y ya no lo quieren perder. Todas ellas notan los beneficios pero, ¿sabes realmente cuáles son? Aquí te explicamos cómo te lo agradecerá tu cuerpo.

 

 

Beneficios físicos de practicar yoga en casa

 

El primero que se obtiene es un mejor control sobre la respiración. Las mujeres que practican yoga aprenden a iniciarla desde el abdomen para llevarla a la zona intercostal y, finalmente, a la clavícula, una fórmula que mejora la oxigenación de las células y, con ella, la de los músculos de las extremidades, del cerebro y de los órganos vitales.

 

Además, el yoga reduce los niveles de cortisol en sangre, una hormona que ha demostrado tener unos efectos perjudiciales sobre el sistema inmune. De hecho, las mujeres que lo tienen alto son más propensas a enfermar.

 

Por su parte, otra mejora ostensible se aprecia en la flexibilidad de las articulaciones y de la musculatura. Esto es vital para prevenir lesiones y hacerte sentir más ágil. Sin embargo, muchas mujeres se toparon con el problema de no contar con ropa adecuada para potenciar estas cualidades. La nueva gama de prendas Composture de MyProtein responde a la perfección a nuestras necesidades en este sentido.

 

Lo mismo sucede en cuanto a la mejora del equilibrio y al fortalecimiento de los músculos y huesos, otros de los principales beneficios de hacer yoga en casa. De hecho, es necesario mejorar en ambos aspectos para poder realizar posturas más complejas y que den mejores resultados.

 

 

Beneficios psicológicos de practicar yoga en casa

 

Este ejercicio no solo redunda en las mejoras físicas que acabamos de comentar. Además, ha ayudado a muchas personas a mejorar su tolerancia a las circunstancias adversas vividas durante el confinamiento y durante su día a día en general. Pero ¿por qué?

 

El yoga ayuda a aliviar el estrés. Esto es debido a su acción sobre la hormona cortisol a la que hicimos referencia anteriormente. Las personas con problemas de ansiedad tienden a liberar altas dosis de ella, lo que les provoca el malestar característico de este problema. Pero también cambios de humor y problemas para conciliar el sueño. Al reducir la cantidad presente en sangre, los ‘yoguis’ se sienten mucho mejor.

 

Pero hay más. El control de la respiración estimula la relajación. De hecho, si alguna vez has practicado alguna técnica de meditación, seguramente lo sepas bien. También equilibra el sistema nervioso autónomo, que es el formado por el parasimpático (SNP) y simpático (SNS). El yoga actúa más profundamente sobre este último al ser el que más favorece la reducción del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, dos elementos que suelen dispararse en los episodios agudos de estrés.

 

También conviene destacar que los ejercicios de yoga, según han demostrado diferentes estudios, son más efectivos sobre la ansiedad y el estrés que otros tipos de técnicas de relajación. La razón es que combinan varias herramientas en un solo ejercicio, creando así una práctica muy dinámica.

 

En definitiva, las mujeres que descubrieron el yoga durante el confinamiento ya conocen todos sus beneficios. De hecho, los efectos de la práctica de esta disciplina suelen dejarse ver en apenas 6 semanas. Además, nunca es tarde para empezar a practicarla. Solo es necesario contar con una esterilla, ropa adecuada que te brinde la suficiente libertad de movimientos y muchas ganas de disfrutar de una vida más saludable.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes:  mejorconsalud.com

 

Autor: Judit Sancho Freiría

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *