Así puede ayudar la acupuntura a la reproducción asistida

 

La reproducción asistida y la acupuntura

 

La acupuntura es capaz de desempeñar una acción importante en el éxito de la reproducción asistida, ya que actúa sobre varios de los factores implicados en el proceso, como son la regulación hormonal, la producción de óvulos, el crecimiento del endometrio y la ansiedad.

 

“Hoy sabemos que la acupuntura equilibra los niveles hormonales que influyen en la ovulación y embarazo (GnRH, LH/FSH, estrógenos, progesterona), debido a su acción sobre las hormonas del eje neuroendocrino hipotálamo hipofisario-ovárico. De esta manera, mejora la calidad de los óvulos y la calidad del endometrio, porque aumenta el flujo sanguíneo. Así, favorece la implantación”, explica la doctora Teresa Pascual, experta en acupuntura.

 

La acupuntura también favorece el riego sanguíneo de todo el aparato reproductor, al inhibir el sistema nervioso simpático, aumentando así el aporte de nutrientes y hormonas.

 

 

Los estudios indican que actúa en el síndrome del ovario poliquístico  y también sobre la baja reserva ovárica, mejorando la maduración de los folículos y el desarrollo de ovocitos maduros.

 

Además, la acupuntura es capaz de ayudar a reducir la ansiedad y el estrés emocional, que es frecuente en las pacientes de estos procedimientos e influye negativamente. “Recuerdo especialmente una paciente que, hace años, vino a la consulta muy afectada emocionalmente, ya que llevaba diez tratamientos, sin conseguir embarazo. El motivo de su consulta era simplemente ‘recuperarse emocional y físicamente’. Es decir, no venía a hacer tratamiento para reproducción. De este modo, le realicé un tratamiento general.

 

Por supuesto, traté su ansiedad, que era intensa, y la depresión, pero también intenté una regulación hormonal. Cuando llevábamos 8-9 sesiones, la paciente se quedó embarazada. La paciente, el ginecólogo y yo nos quedamos impresionados”, apunta la experta, desde su experiencia profesional. “Recuerdo también pacientes a las que se les había aconsejado directamente ovodonación por baja reserva ovárica y que, tras un tratamiento con acupuntura, consiguieron embarazo que llegó a término y hoy son madres”, añade.

 

Por otra parte, también un estudio reciente realizado con mujeres con problemas de fertilidad que no estaban sometidas a un tratamiento de reproducción asistida ha constatado por primera vez la evidencia de que la acupuntura puede ser una intervención eficaz, aumentando en un 84 % las probabilidades de embarazo.

 

 

En qué consiste el tratamiento

 

La acupuntura es beneficiosa en diferentes modalidades de reproducción asistida, desde la Fertilización in Vitro (FIV)  a la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) o también en la ovodonación.

 

La mayor parte de los protocolos plantean empezar con las sesiones de acupuntura entre cuatro y ocho semanas antes de la estimulación hormonal, continuar durante esa estimulación y terminar con una sesión antes de la transferencia. “Aunque en los años 90, StennerVitorin y Paulus realizaron los primeros estudios, realizando sólo dos sesiones (una previa a la transferencia y otra después), hoy día los estudios manifiestan que se obtienen mejores resultados al aumentar el número de sesiones de acupuntura. Esto es lógico, ya que para poder influir en el crecimiento del endometrio, sobre el eje hormonal y en la maduración de folículos se necesita cierto tiempo”, detalla la doctora Pascual. Aunque el tratamiento es siempre personalizado, para obtener mejores resultados, en general se practican entre ocho y diez sesiones, espaciadas por semanas.

 

No hay ninguna contraindicación para este tratamiento, a excepción de las mujeres que tengan insertado un dispositivo eléctrico (marcapasos, desfibrilador o neuroestimulador para control del dolor). Y en el caso de que la paciente tenga alguna patología de base como diabetes, hipertensión o problemas autoinmunes, la acupuntura puede incluso ser beneficiosa. “La acupuntura no sólo no está contraindicada si la paciente tiene alguna enfermedad, sino que si existe puede colaborar en regularla, porque tiene efecto beneficioso en estas patologías”.

 

 

Embarazo

 

Más allá de la reproducción asistida, la acupuntura puede ser de gran ayuda también también durante el embarazo, ya que permite tratar problemas sin recurrir a fármacología, desde el insomnio a la acidez, infecciones respiratorias, lumbagia, ciática, ansiedad o malposición fetal. Eso sí, “debe ser ejercercida por un profesional bien formado, ya que hay puntos que no deben utilizarse durante el embarazo, pues pueden ocasionar problemas”, subraya la doctora Pascual.

 

Hombres

En el caso de la infertilidad masculina, una vez descartados factores infecciosos, anatómicos o farmacológicos, la acupuntura puede igualmente mejorar la calidad, movilidad y número de espermatozoides, “siempre acompañada de cambios en los hábitos de vida, relativos a alimentación, deporte o control del estrés”, apunta la experta.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes:  mejorconsalud.com

 

Autor: Judit Sancho Freiría

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *